Blogia
Vailima

A LA SACA...



Parece ser que a los responsables de mantenimiento y tesorería de la Catedral de Burgos les va eso de “a la saca...” que tanto repiten los componentes de Cruz y Raya. Claro, que con la iglesia hemos topado y ya sabemos que, entre otros asuntos de carácter más espiritual, al clero lo del dinero le resulta sagrado.
Este fin de semana he visitado una zona de la provincia de Burgos (soy una entusiasta del románico) que no conocía y el viernes por la tarde visité la capital. Aunque ya conozco la catedral de viajes anteriores, no me resisto a pasarla por alto. Siempre puede uno descubrir algo nuevo y sorprenderse con la magnificencia del cuerpo arquitectónico. En la plaza de la catedral, entre las dos escalinatas se han montado un chiringuito que ya quisiera Georgi Dan: visitas guiadas, precios especiales para colegios y grupos, niños y adultos. Tres euros para contemplar lo que antes era gratis. Si intentas escabullirte por cualquiera de las capillas que dan a la calle, descubres que cuando te internas en la capilla unas vallas oxidadas y repugnantes te impiden el paso al resto del recinto. Eso por listos... porque han colocado cuatrocientos mil carteles que te advierten que no puedes pasar sin pagar el impuesto que, aunque no revolucionario, no deja de ser vergonzoso.
No contentos con las dos incursiones a las capillas adyacentes, intentamos colarnos por la entrada principal del pórtico. Ya saben, mirando hacia arriba y silbando con las manos hacias atrás. Naturalmente de nuevo otro intento fallido porque te encuentras de bruces con una especie de cabina del tamaño de la de Jose Luis López Vázquez, iluminada con un fluorescente fosforito en la que un caballero con cara de pócker extiende su brazo espiritual para reclamar la espiritual entrada que te permite contemplar el lugar santo.
Seguramente que parte del dinero que se recauda se destine a pagar la minuta de los abogados que se hacen cargo de los casos de abusos sexuales a niños cometidos por “socerdotes” e hijos de puta que ya no les basta con hacerse una paja y flajelarse después los huevos para expiar los pecados.
¡Cómo será el poder de la iglesia que han conseguido tocarnos los cojones a mí y a mí marido! Eso sí, nos fuimos sin ver la catedral.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

piñeiro -

De acuerdo. El año pasado, no pude ver la Catedral de Toledo, por que había que pagar, aún estando en misa de 12. Acordonan la Catedral y tienes que oir misa, y luego pagas y la ves.En Córdoba, tienes que pagar ,para ver la mezquita y la barbaridad por preciosa que sea, de la Catdral. En Burgos me negué a pagar.
Si eres católico, pagas los diezmos, pagas al Estado para que le den subvenciones a la igleisa Católica y aún encima piden un impuesto por ver una iglesia, que es patrimonio popular. En mi Tierra, en Compostela sólo pagas por ver un museo. Lógico. Pero los curas en cualquier momento son capaces de cobrar. Quë gran negocio es el Templo. Os acordais de que Cristo, empezó a hostias contra los mercaderes del Templo en Jerusalem ?. Alguien sabe cuando vuelve ? . Si vuelve que me aviese que me apunto.

Vailima -

Creo que si la iglesia no puede hacerse cargo del patrimonio histórico debería cedérselo al Estado y ya se encargará éste de destinar parte de mis impuestos al mantenimiento de aquél. Si yo fuera una burgalesa y quisiera rezar todas las tardes en dicho lugar ¿tendría que pagar por ello?
Menuda campaña de marketing tiene la iglesia: cobrar para rezar. Menos mal que a uno siempre le queda la oración interior que esa no tiene horarios y encima es gratis...jejeje
un saludo

malglam -

Este verano pasado yo también estuve en Burgos, y en Salamanca. Salí escandalizada del negociazo que tiene a nuestra costa. Además de no dejarnos disfrutar del patrimonio histórico, tenemos que darles una parte de nuestros impuestos, queramos o no queramos... Porque el estado asigna una cantidad a la iglesia católica.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres