Blogia
Vailima

OTRA VERSIÓN DEL CUENTO DE PINOCHO

OTRA VERSIÓN DEL CUENTO DE PINOCHO Ayer ví en las noticias de televisión (no importa el canal), que nuestro internacional Miquel Barceló está “decorando” una de las capillas de la Catedral de Palma de Mallorca. La obra representa el milagro de los panes y los peces que todos conocemos. El “artista” ha querido plasmar, utilizando materiales como el barro y la cerámica, la narración del Evangelio de una forma “mediterránea” y al puro estilo Barceló (ya saben ustedes que en cuestión de gustos y proyectos, la Iglesia es muy exigente y si no que se lo hubiesen preguntado al mismísimo Miguel Angel).
Fiel a su concepción del arte, Barceló ha inundado de su particular visión del relato bíblico el interior de la capilla que anteriormente mencionaba con infinidad de peces de colores, con calaveras (¡ojo! que ÉL personalmente ha realizado en barro) y con la figura de Cristo Nuestro Señor.
El Maestro, con infinita benevolencia, nos ha invitado a degustar con un año de antelación –pues la obra no estará finalizada hasta dentro de un año- lo que el presentador de televisión ha calificado como “de inspiración gótica”.
En fin, qué les voy a decir, si ya saben ustedes que el mallorquín no es, precisamente, santo de mi devoción. Y como con la Iglesia hemos topado, pues comentar (como quien no quiere la cosa) que he podido contemplar en más de una ocasión las barbaridades que la autoridad eclesiástica de turno ha consentido que se haga en monasterios e iglesias (y si no, vayan al monasterio de Fitero (Navarra) y vean cómo el responsable de la Iglesia ordenó que taparan con sintasol imitando a piedra, el interior de una de las naves del crucero, cubriendo la piedra original que previamente había sido cubierta con cal en una manipulación anterior. Si no fuera una mujer educada me atrevería a decir que de paso podían haberle tapado los huevos al ordenante de dicha aberración).
Pero volvamos, ya para finalizar, al “momento Barceló” con sus panes y sus peces. Si me permiten voy a exponerles mi visión particular de lo que han osado en denominar “obra de arte de inspiración gótica”. Una mierda. Mejor dicho, una mierda por cada uno de los panes y de los peces. Se lo voy a explicar de forma más gráfica para hacerme entender mejor:
¿Ustedes se imaginan la ballena que cobijó a Pinocho en su interior, vomitando de forma convulsiva después de haberse atiborrado de pimientos del piquillo y spaguetti boloñesa?
Pues eso, 300 metros cuadrados de vómito gótico. Una mierda.
Claro, que por comentar...

DEDICATORIA

Barceló, Pinocho del arte contemporáneo.
Nunca le tuve aprecio al muñeco de madera que maltrataba a un viejo con ilusionismos humanoides.

Barceló, Pinocho estafador con mentiras occidentales manejando hilos económicos con los que te mueves con libertad entre las entrañas de viejas ballenas.

Para tí no habrá hadas que te hagan ser real y morirás con la certeza ajena de que tu vida feliz ha sido un cuento con final desgraciado.

La memoria de tu infancia con la que dices que colaboras a la hora de crear tus obras será la única con la que puedas contar. Los viejos carpinteros te olvidarán.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

8 comentarios

Peggy -

estoy absolutamente de acuerdo contigo , es una aberracion , que en una catedral con esa arquitectura , impongan alago tan casposo ...te linko para un post:)

Anónimo -

del imfierno de dante -

Anónimo -

eres una persona muy criticada jajaja

jose -

Nada que ver, Vailima.

Vailima -

Bueno, tiene unos grabados que me gustan mucho. Pero de ahí, que pase por ciertas cosas...
En fin, que cada uno piense lo que quiera. Algún día escribiré un post ensalzando su obra. Algún día...

Raschid -

Bueeeno, qué opinión más fuerte!!!

jose -

No se ha ganado tu devoción... ¿ni tu respeto?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres