Blogia
Vailima

MALLEUS MALEFICARUM: EL MARTILLO DE LOS BRUJOS

No podemos hablar de El Bosco sin hacer referencia a un mundo particular en el que lo fantástico todo lo domina. Entre los elementos naturales que lo conforman, la música está tan presente como las tentaciones, los demonios, la avaricia o la carne. A este respecto, en 1988 salieron a la luz y, por separado, dos trabajos que abordaban este tema. El trabajo de Planer ofrecía una relación exhaustiva de los instrumentos musicales pintados por el artista desde el punto de vista simbólico y basado en el uso histórico de los mismos. Entre ellos, hace hincapié en la gaita de la que ya hablaremos más adelante. En el trabajo de Dobbins, El concierto del huevo merece toda su atención. Veámoslo:

De esta obra existen dos copias realizadas tras la muerte del pintor. Una copia se conserva en Lille y la otra en París. En ambas, el concierto tiene lugar encima de un huevo como han visto más arriba pero en la copia de Lille, podemos contemplar un libro de música del que conocemos la obra y el compositor. Se trata de una canción de Thomas Crecquillon (1510-1557) y que dice así:

“Touttes les nuictz que sans vous je me couche”

Dejando a un lado la erótica anécdota (porque no hablamos de melancolía sino de amor carnal), los instrumentos musicales adoptados por El Bosco son representaciones simbólicas que Fernández de la Cuesta clasifica de la siguiente manera: aquellos instrumentos que no son tocados por nadie y que denomina símbolos estáticos y aquellos otros que son representados en movimiento, bien sea por el canto, la danza o la mera interpretación de los mismos. En cualquier caso, el simbolismo les viene dado por sí mismos o como elementos que él denomina, subsidiarios, al participar en una escena con intérpretes en acción.

Como dato curioso, en el universo del artista aparecen pintados los aerófonos veintinueve veces, dieciocho los cordófonos, dos veces los membranófonos y una vez los idiófonos. Partituras escritas quedan representadas en cuatro ocasiones y también cuatro veces aparecen personajes cantando y otras tantas bailando.

De los instrumentos que nadie toca podemos hablar del arpa, la chirimía, el tambor, la zanfoña, la bombarda, el laúd, el sacabuche y la gaita. E instrumentos con intérprete, Fdez. de la Cuesta, nos dice que la trompeta, el arpa, el salterio, la chirimía, la gaita, la zanfoña, el laúd, el cuerno, el triángulo y el tambor.

En el magnífico estudio del que recojo estos datos, titulado La música, elemento natural de lo fantástico en la pintura de El Bosco perteneciente al libro El Bosco y la tradición pictórica de lo fantástico y que los Magos de Oriente han tenido la bondad de regalarme, se apunta no sólo la presencia de dichos instrumentos sino la ausencia de otros bien conocidos en la época del pintor. Entre ellos, el órgano de tubos en cualquiera de sus modalidades. Parece ser que la razón de esta ausencia podría responder al carácter del propio instrumento. Su uso en la liturgia le hubiera “librado de la quema”, no así otros instrumentos interpretados por ministriles de diversa condición.

Los cordófonos (instrumentos de tecla) tampoco son muy frecuentes. Ni el clavicordio, ni el clavicytherium, aunque la zanfoña (instrumento de tecla que se toca con una sola mano mientras la otra impulsa una manivela) es representada en varias ocasiones. Es particularmente excitante la descripción de este último ¿no creen, amigos aretinos?, de ahí que también los cuernos (cornettos) y otros aerófonos acompañen las tareas paródicas de aquellos ministriles que los Santos Padres de la Iglesia consideraban, con acierto o no –según se mire-, representaciones de la lascivia y el pecado y bajo la sutil capa de la fe fueran carne de la crítica y de la burla.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Vailima -

Damablanca:
"Todas las noches que sin vos (usted) me acuesto"

ladydark -

Vailima, precisa y preciosa esta pequeña lección que nos has dejado de El Bosco, para mi más interesante aun si cabe ya que desconocía el cuadro. Gracias por descubrirnos esa simbología tan medieval que le acompaña bien envuelta en una forma casi surrealista.

Herri -

Cielos, y que pensarán ahora los santos padres de la Iglesia de ese instrumento que, introduciéndose en la boca, aumenta considerablemente su tamaño: el matasuegras.

peggy -

siempre me ha gustado la vision sectaria del bosco , ese universo de personajes extraños y simbolicos .

Jorenob -

Es increíble que algunos instrumentos tuvieran ese trasfondo, nunca hubiese imaginado que tuvieran ese simbolismo.

Me ha parecido muy interesante esta entrada, me ha gustado descubrir y entender ese simbolismo.

Un saludo.

Damablanca -

Hola Vailimia, una vez más demostrando mi ignorancia ( cosa que no me incomoda, siempre y cuando tenga oportunidad de vencerla) ¿podrías traducirme el titulo de la obra musical?.
Me alegro que te hayan regalado ese libro y que eso me de oportunidad para conocer mejor la obra del Bosco, que me apasiona.
Observo en el cuadro a tres personajes ya conocidos de otra obra sobre la estulticia, como son el fraile, la monja y el "médico" pero ¿a quien representan los otros?.
Dama

herzebeth -

¡hola, vailima! no conocia esta obra y me encanto la interpretacion... me da envidia tu libro:) la unica vez que puede acercarme a ver "el jardin de las delicias", mi favorita (¿recuerdas, verdad, aquel tipo con la flor en mejor parte?:), me quede con las ganas por una exposicion de vermeer con una fila de km. en esa obra, las formas sexualmente explícitas y los misteriosos símbolos aluden a una interpretación del pecado y la virtud, pero otras teorías han ido argumentando interpretaciones sobre la verdadera intención y filosofía que esconde detrás: el adamismo, catarismo, la alquimia o la brujería. los posmodernos -o hipermodernos, segun Lipovetsky- dicen que El Bosco es un "precursor del "comic"...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres