Blogia
Vailima

DEL CONEJO DE LA LOLES A LA LIEBRE DE BEUYS

DEL CONEJO DE LA LOLES A LA LIEBRE DE BEUYS

Decía Schiller que “la belleza es el camino de la libertad”. Miedo me da. Sobre todo, cuando pienso en eso en lo que ha desembocado la belleza últimamente. La imagen de cabecera es una fotografía de la obra de Joseph Beuys titulada Cómo explicar imágenes a una liebre muerta tomada el día de la inauguración de una exposición del artista alemán allá por 1965.

Como pueden observar, el artista cubrió su cabeza con láminas doradas untadas en miel, y “sosteniendo en sus brazos a una liebre muerta la fue llevando por la exposición rozando con sus patas las obras expuestas; luego se sentó y se las fue explicando. La reunión de los conceptos liebre, miel, explicar, imagen, oro, provoca un inquietante malestar en el espectador, porque dinamita lo cotidiano”.

No voy a proferir insultos. Efectivamente, todavía me estoy recuperando de lo que me queda de cotidiano. La explosión lo ha dejado todo perdido. Incluso mi sentido del humor. Dice el artista que desea recobrar la relación de fraternidad entre el hombre y la naturaleza -sobre todo con los animales- en un diálogo directo entre criaturas para devolverles aquella dignidad que el hombre ha ido arrebatándoles durante su historia.

Estoy conmocionada, como si me hubieran propinado un golpe en la cabeza; un estético golpe donde el dolor sólo puede aliviarse a fuerza de patitas de liebre o de conejo en pepitoria entre las tardanzas de caprichosas Alicias y las humedades de una tal Loles que nadie conoce. Me relamo pensando en su sabor acompañado de un buen arroz mientras me atraganto con tanta belleza y tan sublime libertad.

Quiero que alguien me recoja en brazos y me explique ciertas obras de arte mientras yo las voy rozando con mis manitas. Claro que yo no soy una liebre, pero sí que tengo…

No me hagan hablar más.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

18 comentarios

jacques -

jajajaja.........no sé por qué te tengo en marcadores, (favoritos),pero con este comentario, seguirás allí durante algún tiempo.

"Claro que yo no soy una liebre, pero sí que tengo…

UN CONEJO ??

jajajajaj.

Todavía hay que explicar qué es arte ??

Ma Alexandra -

bueno...matamos animales para comer y lo justificamos plenamente, tambien en pro de la ciencia, otros por deporte, como vemos, hay quienes los justifican para una determinada expresion artística... demos gracias porque de momento no matamos personas por amor al arte, y menos aun, para comernoslas...que susto!!!

Ekata -

Ja, ja,ja... Nee, Nee, Nee. No le quito buenas intenciones al artista. Pero quizás en esta fórmula: arte+reivindicaciones sociopolíticas priman las últimas. Me gustó tu comentario y me reí con el anuncio de Google que tienes en ste post (eso de conejos enanos y cariñosos hurones) no pierdes ni un detalle. Saludos.

Salamandra -

Preguntas: ¿La ejecución de la liebre forma parte del proceso creativo? ¿Matar animales es arte?

Ya no sé qué pensar.

isabelbarcelo -

Me resulta bastante escalofriante y difícil de comprender, aunque gran parte del arte conceptual lo es. Sin embargo, esa recuperación de la dignidad de los animales...¿Quiso provocar en los espectadores un deseo enorme de que dejara en paz al animal, que su muerte no era un espectáculo, que merecía un descanso en paz? No sé. Me repele pero, al mismo tiempo, me parece que podría tener alguna clase de eficacia. En cualquier caso, es duro. Besos, querida amiga.

desahogandome -

no veo mal en vivir con miedo. Eso sí, no me apunto a ser liebre. Al menos de cierto tipo de arte.

Antes el arte se ideaba para la contemplación y el disfrute de tantos... y ahora de tan pocos... entendidos.

un saludo

Charles de Batz -

Que produce malestar es posible, aunque creo que cada día estas más acostumbrados a cosas de esas. No hace falta más que ver el telediario. ¿Que si es arte? me da igual, no tengo ni idea y no me interesa. Seguramente sea una muestra más de la producción cultural de nuestro tiempo, pero yo, desde luego, no cruzo la calle para ir a verlo. Simplemente, me deja indiferente.

Salud

Herri -

Vale India, algo de eso hay, pero mira, miedo, asco repugnancia y muchas cosas más terribles me produce ETA.
Cuando es más importante la explicación de la obra que la obra en sí misma, malo.
Me gustan más los antiguos vendedores de mantas zamoranas.

india -

creo que todos nos hemos dado cuenta a estas alturas de que la belleza en el arte ya no es el elemento fundamental y por el que se rige una obra. Por lo tanto, tampoco sería un criterio válido para juzgarla.
La experiencia estética va más allá de ¡oh, qué bonito!, ya que vosotros mismos decís que os produce miedo, repugnancia, asco (y ganas de salir corriendo...). ¿Dónde está el límite?
¿Por qué lo de Beuys no y esto de Goya sí? a mí la cabeza del corderito o el pavo muerto no me producen ningún agrado:
-http://lacomunidad.elpais.com/blogfiles/a-la-sombra-de-un-olmo/Bodegónconcostillaslomoycabezadecordero.jpg

-http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/jpg/GOP01772.jpg

Estarán de acuerdo en que la sensación se multiplica cuanto más realista es una obra.

el brujo don carlos -

Creo que se trata de una obra fallida, ya que le falta una zanahoria. Si tuviese una zanahoria -símbolo ambivalente de la nutrición de la liebre y la virilidad del artista- sería perfecta.
¡Lástima!

(voy a por otro cubata)

telemaco -

El lenguaje no es el fin, sino el medio.

Vere -

Si los museos cumplen las funciones de las catedrales de la postmodernidad, si son lugares de culto y meta de riadas de conversos, Beuys es el patrón mayor de todo el santoral.
Santo Domingo usaba gallo donde él usa liebre. El caso es hacer milagros -lo que dinamita lo cotidiano- me parece la mejor definición del asunto.

El viejo más joven del palco -

¡Absurdo, me dejan absurdo!

anarkasis -

un cínico con pintas, con una gran sensibilidad por el mal gusto. Es perfecto para tenerlo en la estanteria justo al lado de Warhol, Si algún día encendieran otra hoguera de las vanidades, a estos si los arrojasen, mientras arden se les oirá reir,

antonio -


¿No hay un bidé por ahí? O como decían, aquellos polvos trajeron estas láminas de oro.

Supongo que el "artista" se refería, aún, a la II Gran Guerra. Dejó traumatizada durante décadas a mucha gente. Por eso los existencialistas y demás movida, supongo, con ese tipo de arte intentaron exorcizar los fantasmas del horror.

En cualquier caso, voy al baño.

Vailima -

Sé a qué te refieres, mizo, pero no sé yo... el miedo no se me quita del cuerpo.

mizo -

Opinión personalísima:
Beuys es de los pocos artistas conceptuales de los
que si no puedo entender su obra, si comparto, al menos, algunas de sus intenciones (que me figuro yo) conociendo de donde parten y las raices de donde surgieron.
Y encima me gustan algunas de sus obras.
Paseis buen día.

luis -

No creo que haya nada que explicar en realidad, soy de los que piensan que si una obra no te dice nada de ninguna manera, la explicación sobra, y si lo hace la explicación es complementaria. No creo, si puedo entender, que la propuesta llegue a tener más peso que la obra.

Recientemente, en términos históricos, se ha dado mucha importancia al planteamiento intelectual de una obra, tanto que la propia obra puede ser perfectamente obviable. Imho, para eso están las narraciones. Si a esto unimos que el interés de los coleccionistas y galeristas no es en tanto a la obra sino la constante necesidad de añadir nuevo material y jugar con el 5-10% de revalorización en dos años se alienta la manufacturización del arte en torno a una serie de ideas que pueden ser interesantes, pero de factura floja, y es que por mucho que uno se esfuerce, no es capaz de ver el sufrimiento humano en un lienzo comercial rasgado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres