Blogia
Vailima

LA VISIÓN EPIFÁNICA

”En cualquier momento aparece en una mano o en un rostro la perfección formal; cierta tonalidad en las colinas o en el mar es más exquisita que el resto; cierto estado de pasión o de visión o de excitación intelectual es irresistiblemente real y atractivo para nosotros –para aquel momento tan solo-. No el fruto de la experiencia, sino la experiencia misma, es el fin.(…). Arder siempre con esta sólida llama resplandeciente, mantener ese éxtasis, es el éxito de la vida. (…). Mientras todo se hunde bajo nuestros pies, bien podemos intentar aferrar alguna pasión exquisita, alguna contribución al conocimiento que al despejarse el horizonte parezca poner el espíritu en libertad por un momento, o cualquier excitación de los sentidos, extraños tintes, extraños colores, y olores curiosos, u obra de la mano del artista, o el rostro de la persona amiga”.

Walter Pater: Ensayo sobre el Renacimiento

Espero, amigos, que el final de este año sólo sea el comienzo de otro donde eso que llamamos felicidad se digne a entrar en la cajita que le tenemos reservada. Quizás de la mano de una buena lotería, quizás de la mano de la belleza y el conocimiento, quizás por el rostro de la persona amiga.
En cualquier caso les deseo el éxito, lo mejor y lo más bello: cada uno que construya su historia con el menor dolor posible.
Felices, felices, felices…
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Vailima -

pero buenooooooooooooo... eso sí que es un piropazo. Si es que se te tiene que querer a la fuerza...

TioPetros -

Una visión epifánica es lo que tengo yo a veces cuando te miro, y te siento cercana y conectada conmigo.

Vailima -

Gracias, una vez más, por vuestras palabras. Encontrad la mesura en la comida y la bebida en estas fiestas y, cómo no, sedme buenos... que ya sabéis que los de Oriente toman buena nota.
Un fuerte abrazo a todos.

Jota -

Si, este es el éxito de la vida. Arder, seguir ardiendo, a pesar de que las lagrimas te abrasan el alma y el fondo te abraza diciendote: nadie tiene la experiencia de la experiencia. La vida es simple. Es la experiencia, nada más. Y uno la reconoce ahora mismo, leyendo aquí, o en lo inesperado, pero sobre todo en lo cercano inadvertido por el tiempo no recuperado. Si, la vida es simple y uno que apenas alcanza a ver sigue intentandolo. Lo bueno es compartir, si. Buen año para todos.

Carl Philip -

Lo mejor de la perfección formal es que es mucho más personal de lo que parece: la amable perfección de Haydn, la sabia de Bach, la muy humana de Brahms, la atemporal de Messiaen.

Con todos cuatro compartes algo, que ellos te velen, y que el año sea extraordinario.

Palimp -

A veces por la web también aparece la perfección formal; posts a la vez tan bellos e interesantes que uno cree ser tocado por la magia.
Que este año te acompañe tanta felicidad como magia has derramado entre nosotros. Te esperaremos.

Un diletante -

Comulgo plenamente con Pater, salvo en lo tocante a la experiencia y a sus frutos. Si la experiencia -estética, sensual o intelectual- es en sí una sublimación, los frutos de la experiencia, trasladados a la obra de arte, son "la sublimación" par excellence. ¿Pues qué relevancia ontológica tienen la belleza, la voluptuosidad o el estro, en sí, sin repercutir en la parte intelectual de nuestra sensibilidad, y sin expresión creativa? He ahí la pasión exquisita del análisis y de la labor artística, tanto para lo bello y superior, como para el dolor supremo. Si no, serían vanos esteticismos.
Gracias por tus deseos: que con el tiempo se afine nuestro espíritu y, con ello, sus realizaciones.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres