Blogia
Vailima

CON UN SOLO DEDO



Debo una disculpa.
Aunque el título del post les induzca a pensar en cierta cuestión de carácter sexual, no se engañen. La que suscribe lo ha elegido a propósito, naturalmente, y ciertamente mi disculpa (y contenido de este post) guarda una estrecha relación con el título (para consuelo de Tio Petros que siempre me regaña por los títulos “enrevesados” y “rebuscados” con los que corono mis post).

Uno de los motivos por los que durante unos días no he posteado es porque un amigo me ha regalado un tratado sobre el dibujo del cuerpo humano. El libro es un alarde extraordinario de imágenes sorprendentes sobre la maestría con la que pintores que ustedes y yo conocemos y, otros desconocidos e incluso anónimos, han plasmado en papel, con un lápiz o un carboncillo y cómo no, con la yema de un solo dedo a modo de difuminador, las diferentes partes del cuerpo humano. Así que una servidora, que hace sus pinitos en dibujo con más pena que gloria no ha podido evitar la tentación y durante días ha tratado de emular a los grandes para crear ojos, manos y torsos desnudos que con imaginación y mucho amor me confiesa Tio Petros resultan sorprendentes. Claro está que este hombre, aliento de mi vida, sabe hacerse querer y, una que de tonta no tiene un pelo y de mujer mucho, se lo ha creído a pies juntillas y no ha parado de producir. Porque esto del arte va por rachas y hay que sujetar a las musas cuando uno se cree que han venido a visitarle. Así que mi primera disculpa se debe a ese dedo difuminador que ha conseguido apartarme del teclado del ordenador.
Cuando el abandono del blog me ha resultado ya insoportable, la fortuna ha querido que, en lo absurdo de un accidente doméstico, me queme la mano derecha. Mejor dicho, los dedos de la mano derecha que resultan francamente útiles cuando una es diestra y totalmente incapaz con la mano izquierda. No tengo yemas, huevos sí. Por eso, CON UN SOLO DEDO (el corazón, claro está) de mi supuesta “mano” izquierda he conseguido escribir estas líneas y pedirles disculpas aunque esta aventura me esté costando toda la mañana.
Ni dibujar, ni escribir, ni conducir, ni … xual.

Les prometo volver pronto con un post sobre el Renacimiento. Exactamente sobre el legado de Vitruvio (sí, ya saben, el relacionado con ese hombre que siempre aparece patiabierto y ensobacado dentro de un círculo…).
Hasta pronto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Raschid -

Pues me parece muy buena idea lo de los escaneados. Esperamos ansiosos.

Klapaucius -

A mejorarse pronto, que hay cremitas que hacen maravillas con las quemaduras.

Vailima -

Bueno amigos, ya veo que cual aves de rapiña habéis aprovechado un momento de debilidad de vuestra presa indefensa y os ha faltado tiempo para echaros sobre ella...
hasta Tio Petros me ha llamado por teléfono para brindarse a escanear los dibujos...
en fin, no me queda otro remedio. Las subiré, prometido.
Un abrazo a todos y gracias por vuestros deseos.
Ford P.: Estoy al corriente de vuestra invitación. Nos estamos relamiendo de gusto. Yo no conozco Santiago pero que conste que me iría al fin del mundo con vosotros.
Un beso muy fuerte para Marta.

Rubén -

Siiiii. Queremos ver esos dibujos escaneados.
Cuídate mucho, te necesitamos.

Ford.Prefect -

Pues a cuidarse, Vailima.

Y a reclamarle al Tio Petros atenciones desmedidas (que ya sabemos que las tendrá, pero nunca está de mal recordarlo).

Un besazo

Andy -

Suscribo lo dicho por Dem; no es que no tenga ganas de leer qué nos cuentas sobre Vitruvio, pero me corroe la curiosidad... y esto lo escribe alguien que, desde su inocencia de lego, ha intentado alguna vez estudiar algo de anatomía humana aplicada al dibujo artístico (con pésimos resultados... :( )

Dem -

Creo que estás tardando mucho en buscar un escáner y enseñarnos esos dibujos ;P

Que mejores pronto!

Lola -

uyyyy... cuídate...

Vailima -

Gracias chicos por vuestras palabras.
Diletante: gracias por la información. Tomo nota.

Carl Philip -

Vailima, cuídate mucho y que te cuide Petros. Esperaremos lo que haga falta, pero tú deja que la mano cure bien.

Un beso

Un diletante -

Saludos. Debido al título del blog, sospecho que esto te puede interesar -y quizá a quienes visitan tu blog-.
Como han relanzado la colección de clásicos Aguilar, se están solapando los últimos títulos con los primeros; es una buena oportunidad para hacerse con aquellos volúmenes que en su día no nos resolvimos a adquirir, y esta semana se trata del primer volumen de la obra de Dante, en este caso "La divina Comedia", en edición con ilustraciones de Gustavo Doré.

Palimp -

Cuídate mucho, y mejora pronto (espero que no haya sido muy grave).
Esperando algún comentario de admirado Escher, me he encontrado un post graciosísimo. Y es que se te echa de menos ¡Artista!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres