Blogia
Vailima

SIÉNTATE (RELATO ERÓTICO)

SIÉNTATE (RELATO ERÓTICO)

Siéntate en esa silla. Cierra los ojos y escúchame. Sólo soy un susurro en tu oído de caracola. Me desvisto para ti. El ruido de la seda de mi blusa, como un leve rasgueo, los botones, despacio, empiezo por abajo, hasta llegar  al escote. Se desliza por mis hombros, por los brazos. ¿Oyes como cae el suelo? Pero no abras los ojos, lo prometiste. La cremallera de mi falda, corre por los enganches, ahora bajo la falda por mis caderas, antes dijiste que era encantadoramente estrecha. No te muevas, casi ni respires. Apoyo mi pierna  derecha en tu muslo, ¿Sientes el tacón de mi zapato? Ahora ya no, sólo un instante, y el otro zapato, que suena como libro lanzado al aire. Hoy me he puesto medias por ti. Volveré a apoyar mi pie en tu muslo, liberado de zapato. Pero no te muevas, no me toques, no abras los ojos. Estoy quitándome la media, mis dedos se apoyan en el comienzo, en cuanto baje mis manos un poco hacia a la rodilla, la media caerá. Entonces, suavemente, rozo mi muslo, amagando una caricia, imaginando tu mano. Ya no notas el peso de mi pierna. Apoyo la otra y delicadamente me bajo la media. Me retiro un poco de tu lado, ahora apenas oyes mis pasos sin zapatos, un leve crujir de la madera. Estoy desabrochando mi sujetador, puede ser como tú quieras, blanco, rojo o negro, pero mantén los párpados cerrados. Mis pechos quedan libres, sé que te gustan. He observado tus miradas a mi escote, como retiras la vista rápidamente cuando me doy cuenta, como un niño pillado en falta, y un leve rubor asoma a tus mejillas, como ahora. Esta situación me excita y mis pezones pétreos te desafían en la corta distancia que nos separa. Pienso en como será tu lengua, en la humedad de tu boca, en sentirlos atrapados entre tus dientes. No abras los ojos, sólo escucha mi voz, ahora ronca por el deseo. Mis manos se quedan por un instante en mi cintura. ¿Cómo serán tus brazos alrededor de mi cuerpo? ¿De qué manera se aferrarán tus manos a mis caderas? Me quito el breve tanga, mojado de anhelos. Ya no lo hago parsimoniosamente, ¡Tengo tanto deseo que me apresura! Estoy desnuda. No te muevas, no digas nada, no abras los ojos. Me acerco a ti, sientes el calor de mi cuerpo a tu lado. No te he rozado, pero sabes mi presencia cercana, muy cercana. Acerco mi cara a la tuya. Mi aliento cálido llega a tus labios. Voy a besarte, pero recuerda que eres mi estatua, no abras la boca, ni intentes agarrarme, tus ojos seguirán ciegos. Pasaré mi lengua por tus labios, los mojaré con mi saliva, saboreándolos. Jugaré con tu labio inferior y mis dientes continuarán mordisqueándolo  levemente. Notarás mi boca húmeda y mis labios carnosos queriendo comerte. Déjate, porque el mundo empieza en este beso y cuando me retire podrás mirar, acariciar, morder, abrazar, musitar o gritar. Déjate porque entre tu boca y la mía sólo cabe ya una brizna de hierba y te besaré. Ahora.

Autora: Ladydark

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

15 comentarios

Lola -

enésimo intento...
Me gusta la imposibilidad de movimiento hasta tal beso. Una especie de mezcla entre prohibición y algo de morbo obligado. Juis, enhorabuena!

Charles de Batz -

Difícil resulta visitaros estos días a los amigos de blogia, más duro de aguantar resulta aún cuando la lectura que encierran estos cuadernos es tan placentera...

Espero que se solucione pronto el problema de blogia y podamos resguardarnos del frio en esta casa...

Llegará este mensaje, se repetirá; veremos...

ladydark -

Vere no menos que vos caballero, asi que le apremio a que nos lo demuestre una vez más. Iba poner conminar, pero visto el patio, casi que mejor no, a ver si lo vamos a entender como imperativo...
Migratoria muchas gracias por tus palabras y también anímate a darnos muestras de ese buen escribir que leemos en tus comentarios.

migratoria -

Esos mármoles blancos esperaban tu relato, ladydark. ¡Bravo a las dos!

Vere -

Te imaginas perfectamente la situación. Se le podrían añadir una banda de seda negra sobre los ojos y unas suaves ataduras...
Vaya nivel teneis.

ladydark -

Un error imperdonable que debo de subsanar ya mismo, la imagen que acompaña al texto esta elegida por Vailima y yo misma no podría haber encontrado otra tan elocuente, una vez más nos demuestra su sensibilidad esta maravillosa anfitriona.
Herri, gracias por tus palabras (he perdido la cuenta de las veces que me he puesto como un tomate murciano hoy) y ánimo para esa historia erótico-cibernética (la verdad que da mucho juego el tema, salvo para Jafatron, lo que tiene trabajar con lo cotidiano).

Jafatron -

Vailima, sabía que no me fallarías. Tienes razón en dudar de mis argumentos pero no he querido entrar en detalles para no confundir al personal con un segundo relato en el apartado de comentarios, por eso he mentido y he culpado a blogia. Hoy es el día de ladydark.
Herri, como informático me intriga de qué manera podría abordarse un tema así. Mi experiencia solo serviría para la 1ª Muestra de Relatos de Terror.

Vailima -

Jafatron, como amazona acudo rauda a tu llamada y borro los dieciochomil comentarios idénticos que has colocado. Que no sé yo si ha sido culpa de blogia o de ese deseo que tirita en el teclado a la par que leías el relato de ladydark. No sé, no sé.
Herri: por experiencia propia sabrás que nada más otorgar a Blogia el premio del mejor servidor de blogs del año, ha dejado de funcionar correctamente. ¿casualidad? No. Serendipia. Y tomándote la palabra (tus últimas palabras), ya estás tardando para enviarme el relato. El tema promete.

Herri -

No esperaba menos de tí ladydark, y no lo malinterpretes; los que conocemos por tus comentarios tu arte ya sabíamos que de tus labios podía salir algo tan bello, sugerente, embriagador, excitante e imaginativo. Aún así, me he quedado de piedra.
Ni siquiera la imagen distrae el fluir del monólogo cuyo fin nos lleva de nuevo a ella.

No se si es cosa de blogia o de mi superordenadorultimosavancesinformáticos, pero me cuesta sudor y a veces inmenso cabreo el poder entrar a los blogias; sucede como en los animales aunque la técnica evolucione el ordenador se sigue pajeando de la misma manera. (Quizás pueda ser un tema para un cuento erótico)

ladydark -

De todas maneras blogia esta un poco loco, también será cosa de la primavera... Jafatron muchas gracias por tanto \"ímpetu\", término que viene estupendamente en este contexto (de hecho tanta vehemencia me halaga, será el subconsciente en vez de el ordenador).

Jafatron -

Mi ordenador se ha vuelto loco, o tal vez yo... disculpad, mil perdones por semejante reiteración de ideas. El relato de ladydark me ha gustado mucho pero pretendía expresarlo de esta manera tan pesada. Vailima, ayuda...

ladydark -

Vailima, Charles, muchas gracias a los dos por vuestro comentarios. No podeis imaginar lo efectivos que son, me ayudan a superar cierto \"pudor\". La verdad que es diferente escribirlo para ti o mandarselo en un correo a Vailima, que verlo expuesto. Por cierto Charles, sin fecha, pero esperamos tus palabras aqui también (te estamos sometiendo a corto marcaje).

Jafatron -

Sabía yo que Ladydark era valor seguro en esta muestra. A pesar de lo poco estimulante que puede llegar a ser mi lugar de trabajo su relato invita a un segundo despertar. Más que invitar, me empuja violentamente dentro de la escena y me obliga a parapetarme detrás de la mesa que ahora me sirve como escudo. No es este el lugar apropiado para estas lecturas y aún así no puedo evitar releerlo. Tendré que quedarme un rato sentadito...
Genial, ladydark, genial. Como era de esperar.

Vailima -

Miradas con tintes de altanería, lentitud, humedad, cercanía y distancia. Olores, flujos, seducciones de seda que caen, deseo que se levanta. Esclavitud pactada. Siéntate, estate quieto mientras mis senos te enseñan el camino...
Chapeau, ladydark

Charles de Batz -

Felicidades Ladydark, !da gusto empezar el día con textos como el tuyo!. Consigues que el monólogo nos envuelva en una deliciosa marea de sensaciones fuertes y embriagadoras.

La mirada, la lectura y la imaginación se curvan, deslizan, giran y desorientan su rumbo como perdidas por la sensualidad que se derrama de tus palabras...

Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres