Blogia
Vailima

HORROR VACUI

RETRETE ABISMAL

Miedo al vacío, al abismo, a la pérdida. Nuestra vida no deja de ser un acto de voluntad en el que amar es irremediable. Como otras cosas…

Pasen un buen fin de semana y rellenen los huecos que tengan vacíos. Como lo inevitable, como lo necesario y, por favor, séanme escrupulosamente felices.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Óscar -

Séanme escrupulosamente felices...

Eso haremos :P Un beso y buen fin de semana.

Vailima -

Lola: "con gran exactitud y esmero" ¿no te parece que puede serlo?
besos

Lola -

Vai, ¿se puede ser escrupulosamente feliz?

ericz -

jajja, Hay que tenerlas bien puesta para sentarse sobre 1000 metros de nada.

Vailima -

Gracias Edu, igualmente.

eduardo -

Espero que hayas tenido un buen verano y que hayas disfrutado mucho...
Como sabes, me encanta tu blog. Feliz vuelta al cole

Besos,
Edu

Vailima -

Gracias Gerardo, los comentarios al blog me llegan al gmail y también "me trinca las IPs". Pero nada de lo que hay resulta efectivo al 100%
Buen fin de semana a ti también.

Gerardo -

Joer, yo creía que para recibir de esos había que meterle el dedo en el ojo a alguien antes. Si te interesa tanto como para querer cazarlo, pon un contador web más detallado que trinque las IPs, sitemeter es gratis, por ejemplo. Mmmm... No sé si se puede en blogia, estoy pensando.

Buen fin de semana

Jafatron -

Vale Vailima. Comprende que a los de bitacoras.com cualquier cambio en un cuaderno dispara todas las alarmas. Algo así suele indicar que algo no va bien...

Vailima -

Fe de erratas: no he querido decir "email". He querido decir "comentario".
ai chorri

Vailima -

A la pregunta que me haces Jafa, no es que sea normal es que yo lo he puesto así. He recibido últimamente algún email de algún indeseable y lo hago como medida preventiva. Los hijosdeputa no suelen identificarse.
un abrazo amigo, y buen fin de semana. Al menos, al borde del...

jafatron -

Ay, esa sensación de vértigo, el cosquilleo previo al asomarse al abismo de los deseos, eso que te frena y te empuja con idéntica fuerza al principio (y tal vez te paraliza) pero que al final es lo que hace que te despeñes, que te dejes caer.

Eso es, debemos dejarnos caer al abismo del deseo para llenar el vacío con nuestro cuerpo.

(Vailima, esta vez no haré comentarios sobre letrinas ni nada relacionado, que últimamente parece que no pienso en otra cosa).

Buen fin de semana.

Un abrazo

(por cierto, ¿es normal que ahora obligue a poner el mail?)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres