Blogia
Vailima

OIKEMA

OIKEMA

El vocablo griego Oikema significa edificio, vivienda. Siempre me ha atraído la arquitectura y desde hace años soy una admiradora incondicional de Adolf Loos y la Viena de fin de siglo y ya conocen ustedes mi pasión por el románico. La historia de esta disciplina no admite, por lo general, ningún tipo de frivolidad como sabiamente apunta un amigo mío (J.G.A.) por lo que al contrario de lo que pueda ocurrir con la pintura o la escultura, el público se siente alejado de ella tanto como podría sucederle a una persona que no ha escuchado nunca ópera y su primer contacto con ella surge a través de Wagner.

Sin embargo, existieron arquitectos capaces de romper con su tiempo tanto como artistas plásticos que ya conocemos. Si no a la hora de construir sus edificios, sí al tiempo de concebirlos. Uno de estos ejemplos lo encontramos en la Francia del siglo XVIII y su nombre fue Claude-Nicolas Ledoux. La imagen de cabecera corresponde a uno de sus edificios concebidos pero no alumbrados (como otras tantas obras suyas) y el carácter neutro de su declinación como forma griega nada tiene de neutro para nosotros, incluso, espectadores del siglo XXI. Oikema sería un edificio singular concebido como “maison de plaisir”, como un lugar de iniciación de una nueva sexualidad donde residiera la libertad y donde la falsa moral quedara excluida del recinto al toparse de cruces con sus arcos ciegos. Si a primera vista ustedes se preguntan en dónde radica la originalidad del recinto, permítanme que les conteste mostrándoles lo que sin duda por sí solo aliviará sus dudas:

Esta es la planta de la oikema que quería traerles hoy. Una planta sexual tan vegetal como las afueras del París del siglo XVIII y tan dura como la piedra en la que iba a ser construida. El proyecto no deja de ser pintoresco y romántico. Toda una metáfora poéticamente explícita para un proyecto que no pudo ver la luz. Vamos, un gatillazo arquitectónico con todas sus letras. Eso sí, con el glamour de un francés visionario al que admiraré de ahora en adelante.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Lumen Dei -

Pues fíjate amiga Vailima, que lo que no pudo ver la luz en su día, puede verse emulado ahora en Venezuela incluso desde el espacio exterior, tal es la magnitud de ese nudo de autopistas visible en

http://lumen-dei.blogspot.com/2008/05/la-simbologa-flica-en-la-arquitectura.html

Otrosí, imagino que al referirte a la Viena de fin de siglo te refieres al XIX. Extasiado he paseado por esa ciudad que es mi preferida, junto con Berlín, de la Europa central. Y muy en particular en el Museo de Historia Natural de la antigua capital austrohúngara.

Angelusa -

¡Vaya nivelazo! Y yo aquí, con la boca abierta, incapaz de articular tecla...
Pero me gusta la idea de esa estructura. ¿Hay alguna en pie cerca de aquí?

Juan Cosaco -

serendipia, ha dicho serendipia!! es una señal! (no sé de qué, pero bueno...)

jejeje

Tabano Socrático -

Si no me equivoco, arquitectónica y sociológicamente hablando, "Oikema", en la antiguedad, era una suerte de casa del placer (venusterio) que tiene en planta forma fálica destinada a la educación sexual...sobre todo de los jóvenes.

Lástima que no se haya construído.
Excelente tu blog

Vailima -

anarkasis: de este tipo de "arquitectura" tú sabes más que nadie y, también sabes, que del dibujo al plano varía tanto como del dicho al hecho. Tal cual suele presentarse la realidad a veces (por lo que me cuentan).
Charles: me alegra que te haya resultado interesante. Ya ves, tan lejos y tan cerca en nuestros respectivos post. Tu origen del mundo hembra y mi oikema macho. Serendipias que diría uno que yo sé. Hoy anarkasis se pone las botas.
In I Go: encantada de conocerte y bienvenido (activamente) a esta casa. Como le digo a Charles, esto de la web tiene cosas inexplicables, entre otras, el poder tocar la fibra a alguien que todavía no conozco. Tu descripción es plenamente satisfactoria, sobre todo cuando te refieres a mi mala hostia aunque yo lo llamaría "lengua bicéfala": resulta más pérfido. Gracias por la información de tu comentario que enriquece mi visión de Ledoux y, me imagino, la de los otros lectores.
Bienvenido.
Vere: "Hoy, lo enervado, lo enérgico, la verga, reemplaza a la blandura de la duplicidad, la ambigüedad de lo mimético" decía la zarzuela que la ciencia avanza que es una barbaridad. Ya lo vemos: Ledoux concibe su maison-pene en tono románico y nosotros, habitantes del siglo XXI convertimos nuestros edificios en penes góticos que se elevan al cielo. Siempre mirando hacia arriba, como tiene que ser, como el estado perfecto de un buen pene. jeje
Lady: sólo me faltan las gafitas y mi trajecito de chaqueta. Pero no importa, tengo tan buenos oyentes...

ladydark -

Me apunto al carro de los ignorantes, es muy curioso el edificio "que no pudo ser", y concuerdo en que cualquiera diría que estamos a viernes... Post estupendo Vailima, me encanta cuando nos haces de profe :).

Vere -

Yo tampoco lo conocía y he leido con mucho interés tu post. No sé si esto tendrá mucho que ver.
http://blogs.elboomeran.com/vicente_verdu/2006/10/la_era_del_pria.html

In I Go -

Vailima, hace tiempo que lurkeo por tu blog, pero nunca te había dejado un comentario.
Me gusta mucho la mezcla de erotismo, sensibilidad y mala hostia que destilan tus posts.

Hoy me has tocado la fibra sensible: soy fan de C-N Ledoux (y no porque este año sea el bicentenario de su muerte). Me atrae mucho el arquitecto que llaman revolucionario y que fue encarcelado por la Revolución. Que fue protegido de Madame du Barry y que construyó las barrières en París para Louis XVI. De las cuatro que quedan (destruidas las otras por los revolucionarios) sólo me queda por visitar la rotonda de Monceau. Mi favorita es la Villete, aunque me gustaba más antes de la última restauración, cuando le faltaba el cuarto pórtico amputado y estaba sucia. Era mucho más romántica entonces.

También tengo en cartera visitar algún día las Salinas de Chaux, recién restauradas, esa ciudad ideal de planta circular.

Me quedo lelo hojeando su tratado, aunque Oikema no sea de lo que más me entusiasma. Veo divertida la representación fálica de la 'maison de plaisance', pero poco más.

Emil Kaufmann clasificaba los arquitectos franceses de esta generación en cuatro grupos: eclécticos o revivalistas, románticos, racionalistas y reformistas. De Ledoux decía que "hablaba todos los lenguajes revolucionarios".

A mí me llena su romanticismo parco.

Charles de Batz -

Me ha parecido realmente interesante Vailima: no conocía ni la obra ni al autor, así que ya hay algo nuevo por lo que interesarse.

Por cierto, que estamos hoy que... como lo diría, ¿que cruzamos los pasillos?

Salud

anarkasis -

Como cambia del dibujo al plano,
El dibujillo tiene también cierto aire oriental las terrazas recuerdan mucho al templo de: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/4c/Tempel_der_Hatschepsut_%28Deir_el-Bahari%29.jpg
ese mismo templo tiene una 2º interpretación abre sus ¿terrazas? en la piedra de la montaña para recibir a Amón
Menos explícitamente, digo, cosa de chicas,
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres