Blogia
Vailima

EN LOS CONFINES DE MALDOROR

Mientras cerramos los ojos, oigamos la voz de un violín. Relajados los párpados, les sugiero que huyamos del torbellino de El Bosco y nos refugiemos, en blanco y negro, en las imágenes de Man Ray.

Comienza el juego del extrañamiento mientras pasan, una a una, las palabras del Conde de Lautréamont que deja un legado de significados que un fotógrafo captura en la extraña reciprocidad de imágenes y títulos.

Nombrar. ¿También la fotografía tiene esa capacidad? “Fotografío las cosas que no quiero pintar, cosas que de por sí existen” –dice el de Filadelfia-. Como el hombre, esa “bestia salvaje”, como el Creador, que “no hubiera debido engendrar semejante basura” –le replica el Conde-.

El mal. El horror. Sabemos que está ahí pero no lo vemos. Lo presentimos como un susurro tras nuestro cuello y lo llamamos Maldoror. Man Ray trabaja en sus confines y crea El enigma de Isidore Ducasse: un objeto envuelto y atado del que no sabemos nada. Sólo conocemos a quién pertenecería el derecho de cortar la cuerda en caso de que no hubiera muerto un 24 de noviembre a los 24 años de edad.

En papel gelatinado de plata, retocado con lápiz y tinta china El violin de Ingres suena a seducción, a carne, al sentido del tacto y del oído.

Retumban finas las notas de Maldoror gracias a las dos aberturas que Man Ray dibuja en la espalda de un desnudo femenino. El hermoso violín, redondeado en sus formas, constituye un instrumento sonoro especial por su naturaleza, un instrumento de cuerda para que sean los dedos quienes hagan el milagro de alumbrar la música que esconde en silencio. No se trata de un objeto muerto porque la sensualidad es sinónimo de vida. Bien lo sabía Jean Auguste Ingres cuando nos mostraba la erótica musicalidad de su famoso perfil:


La extensa tradición de la música como metáfora del juego amoroso se recoge en esta, por otra parte, fría visión del fotógrafo bajo una nueva perspectiva: el solista tiene a su disposición el instrumento. Ven y tócame.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

16 comentarios

Vailima -

Sin duda un motivo muy original para un tatuaje, Paula.
saludos

Paula -

a mi también me encanta man ray, y tb tengo el tatuaje del violin de ingres, exactamente = jeje me lo regale a los 22 años...jejeje
el caso es que estoy investigando todo sobre el. esta pagina me ayudo mucho, muchisimas gracias y si tienen algo q comentar sobre el o el erotismo me seria de gran ayuda, muchas gracias y felicitaciones x la pagina.

Vailima -

Donde nosotros los situemos, Palaxán. Bienvenido a mi casa.
un abrazo

Palaxán -

dónde está el infierno? dónde el paraíso? acabo de encontrarte. Un beso

Vailima -

Y mañana, Capitán, San Viernes aretino.

Vailima -

Porque hoy es jueves y nos lo merecemos, Capitán.

Capitán Pescanova -

El fin del erotismo como el de la música es el mismo: hacernos vivir la vida con pasión, alejarnos de la visión cotidiana.

Vailima -

Me alegra comprobar que todos sentimos cierta admiración por Man Ray. Lady, qué suerte la vuestra... aquellos que vivís en la capital del imperio. Me temo que pasará, como tantas otras que me he perdido.
Lástima, pero los que podáis asistir, hacedlo pensando en nosotros los pillados por el espacio. Gustosa publicaré vuestras impresiones.

herzebeth -

gracias, Herri, como dice vailima, je-je, el mio es stradivarius, para no copiar taaanto.

Vere -

Vailima, tienes una extraña capacidad para hablar de las cosas que siempre me han interesado, o como en este caso me han producido atracción y extrañeza.

Jorenob -

El violín de Ingres es una de mis fotografías favoritas.
Recuerdo ver esa foto cuando era pequeño y hasta hace relativamente poco no volver a encontrar esa foto.
Para mi, es una de las grandes fotografías que se han hecho. Creo que es muy original y no hay persona que no mire esa fotografía que no piense parecido.

Un saludo.

anarkasis -

si alguien tenía alguna duda del título "el violín de Ingrés" se lo has dejado "mu clarito".

Empiezo a soñar con fuego que es quien me libraría de los papeles, igual me paso unas semanas en off, no se si me voy a desempapelar a tiempo ni para ver la ex-posición, (tampoco es santo al que le reze mucho)

Herri -

Del surrealismo de El Bosco al Dada y Surrealismo de Man Ray, pasado por ese sueño que tanto nos deslumbró a muchos en nuestra juventud, esos Cantos de Maldoror a cuyo autor los surrealistan tomaron como su gran predecesor, del que tomaron para su definición su ya famosa frase: «bello como el encuentro fortuito, sobre una mesa de disección, de una máquina de coser y un paraguas»
Aún sigo pidiendo a los Reyes magos que me regalen un contrabajo; alguien puede imaginar un instrumento mejor que este, al que nos podemos abrazar, podemos incluso bailar con él.
Herzebeth, ¡que pena que en mi juventud no estuviera de moda el tatuaje, hubiera sucumbido sin duda a toda aquella que hubiera convertido su cuerpo en un violín, chelo o contrabajo, dependiendo de su estatura!

ladydark -

Alguna ventaja teniamos que tener los sufridos madrileños, y ahora tenemos esta, la estupenda exposición "Luces y sueños" de la Fundación Carlos Amberes con piezas de Man Ray, no estan todas las que son pero desde luego son todas las que están. Destacaría de entre las piezas expuestas los desnudos de su amante Ady Fidelin y sus fotografías de moda de los años 30. Si pasais por aqui a mi no me importa darme otro paseo por los caminos de Man Ray ;).

herzebeth -

... me fascina Man Ray, y sus musas Lee y Kiki, tanto que tengo el tatuaje del violin. me lo regale a los 40:) la sesion duro 4 horas y me duele hasta recordar... (sí, ya se). Admiro a Lee por inventar con el la tecnica de la solarizacion.
Hay otra muy sensual, del cuello, llamada "Anatomies" (1933), y mi favorita es "Noire et blanche".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres