Blogia
Vailima

DE REALEZAS Y OTROS CUENTOS

DE REALEZAS Y OTROS CUENTOS pie de foto: dos miembros de la tribu papparazi esperando su turno para recoger documental de TVE de pedida de mano principesca.

He de confesar que he caído en la tentación. Sí, en la real tentación de escribir un post sobre el futuro enlace matrimonial de Felipe y Letizia (con “z” suena a más imperial, como zar) Ortiz.
El príncipe y la periodista.

Y es que con tanta información en todos los medios de comunicación, la comidilla a la hora de tomar el café en el trabajo, los hijos que te dicen que la reina va a estar muy buena, en fin, que tengo yo miedo por si al sentarme en el inodoro me sale una voz en off acusándome de mala ciudadana por no haberme dignado a ver el careto de la afortunada. Porque lo mío no es sólo que sea republicana confesa, es que además, enfatizo en lo de anti-monárquica por si alguien tiene dudas con el vocablo.

Para mi vergüenza, he de confesaros otra cosa. Creo que el poder del soberano viene directamente de Dios y que éste, es inmisericorde a la hora de repartir justicia. Os lo explico.
Algo tendrán que ver estos dos (rey/dios) porque habiendo nacido yo un día 6 de enero de 19... (no pongo el dato porque no viene al caso), día en que se celebra la Adoración de los Reyes Magos y, en un acto irracional por parte de mis progenitores, habiendo escogido para mi, un nombre como el de Reyes, digo yo, que para haber salido tan, tan, tan anti, pues como que su cabreo tendrán. Cosas del destino.

Y ahora pasando a temas más mundanos. Y no hay nada más mundano que el dinero, poderoso caballero él. ¿Podré, como ciudadana que paga impuestos, elegir el traje de la novia? ¿revisar el menú del convite? ¿podré sugerir la música de la ceremonia? (ah, esto no, que la reina se suele encargar de ello) ¿confeccionar la lista de invitados? ¿decorar el dormitorio donde echarán el primer casquete oficial?

Me dicen que no, que para esas empresas, sólo soy súbdita.

Miedo, miedo me da ir a la peluquería.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

5 comentarios

Anónimo -

jose -

Elegir algo entre TODOS? Iba a correr la sangre seguro...

Pos nada, a pagarles la boda, la casa (bah si es una chabola), el barco (la paterita) y la manutención (no va a trabajar la reina, ¡¡por favor!!)

Vailima, me encanta tu blog! Y que sepas que "La torre de Segismundo" me gusta más que "Para pensar" ;PPPP

Cristina -

Teniendo en cuenta que tú y yo y muchos más pagaremos el gran convite nupcial, que pagaremos los caprichos culinarios de los invitados, las obra en Madrid y todo lo que rodea a tal celebración, lo mínimo que deberían hacer es dejarnos elegir al menos el traje de novia. O el mení. O sea, participar de forma directa. Claro, ni siquiera nos enviarán un trozo de tarta o una botella de champán.
Ah, ya he notado que no mencionas a Marichalar en eso de "equilibrar la balanza", jaja.
En fin, a mí me molesta muchísimo toda la hipocresía y pelotilleo que rodea a la boda. Cuando yo me case con el novio seguro que no me pelotea tanto la sociedad, jeje.
Un saludo :)

Vailima -

y es que los tiempos han cambiado... que es una barbaridad. Bueno, al fin y al cabo, nos consolaremos pensando que la Ortiz y el Urdangarin van a equilibrar la balanza. Porque el gen Borbón es la releche.
un saludo Rubén, bienvenido.

Rubén -

Personalmente, el único consuelo que me podría quedar era que la futura reina fuera gorda, fea e insulsa. Ni eso...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres