Blogia
Vailima

AMOREM TESTARI



Si hay algún tesoro con el que he soñado toda mi vida es poseer un códice medieval iluminado. Es una de mis grandes pasiones y, como es una “propiedad” imposible de adquirir, me conformo con intentar confeccionar uno para mí. Evidentemente, cultivo esta afición cuando dispongo, por lo menos, de dos o tres horas seguidas para mí sola y cuando mi ánimo derrocha paciencia por los cuatro costados, porque si algo hay que tener con este “vicio” es mucha paciencia y temperamento de hormiguita.

Por mucho que Internet se lo proponga jamás conseguirá proporcionar a mis sentidos lo que un buen libro y si se trata, además, de un manuscrito iluminado no digamos. En este tipo de obras, más que por su caligrafía me inclino por sus miniaturas iluminadas.

La palabra latina illuminare sirve de base al concepto de “alumbrar”: Resplandecen las páginas dice Dante cuando se refiere al oro, la plata y los magníficos colores que surgen de los pigmentos de los códices medievales.
En este post quisiera hablarles de los componentes de la doble página de un manuscrito. Me van a perdonar porque las imágenes que he encontrado en la web son de gran formato y las he desechado por las características del blog, así, que les ofreceré lo que pueda. Gracias.



En los códices medievales no se cuenta por páginas correlativas (paginación), sino por hojas. Cada hoja (lat. Folium) tiene dos caras.
El recto o cara anterior está a la derecha y el verso o cara posterior está a la izquierda. Cuando encontramos la descripción de dichas hojas se nos da el formato alto x ancho.

La orla es la ilustración que se encuentra en los márgenes y el marco se halla entre ésta, la miniatura y el texto.
En la orla pueden aparecer intercalados figurativos. Si éstos representan figuras estrambóticas o seres fabulosos, se habla de grotescos. Las orlas se componen en general, de acantos de hojas espinosas, acantos adornados con hojas de hiedra o vid y acaban en punta.

A esa letra tan llamativa, de tamaño considerable respecto al resto y que es la inicial con la que empieza la primera palabra del texto, la llamamos capitular historiada,



es decir, la primera letra de encabezamiento que se completa con una representación en miniatura de personas aisladas o de una escena completa.
Capitular, a secas, es la primera letra de un párrafo que destaca por el tipo o el tamaño de escritura y por la ornamentación. En el románico, podían ocupar incluso una página entera. Capitular floreada es la ornamentación realizada, en rojo y azul generalmente, para decorar las iniciales.





En cuanto al texto propiamente dicho, podemos hablar de escritura o justificación que es la superficie que alinea el texto aunque la justificación puede ser un bloque de texto igualmente.
Cuando “sobra” espacio en una línea –lo que podríamos llamar un punto y aparte-, se completa la misma con un relleno de líneas hecho con ornamentos en rojo y azul.

El bas-de page (pie de página) es el campo de imágenes dispuestas en la parte inferior de la justificación o debajo de ésta, ilustrado con pequeñas escenas o grotescos.
La miniatura ilustra unas escena derivada del texto.

Hasta aquí les he presentado someramente los componentes de los follium de un códice. Más adelante, les iré comentando otros asuntos sobre el mismo tema (tipos de libros, copistas, rubricantes, iluminadores...) que, espero, les resulten tan interesantes como a mí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

jose -

gracias Vailima

Vailima -

Jose:
ánimo, y aunque creas que cada vez que entras al aula magna para hacer los exámenes, penetras en el infierno, te diré que no es nada comparado a lo que se siente cuando uno tiene que venir a trabajar todos los días. Con el tiempo te darás cuenta que ésta es la mejor época de tu vida (y eso, aun sin tener un duro).
Un besito y suerte.

jose -

Ahhh, no encuentro otro sitio más agradable que éste para alejarme (o por lo menos hacer como que me olvido) de las letrujas y numerajos que llevo pegaos al cuerpo y la ropa todo el santo día... :S
"Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza" eso es lo que leo yo en todos los papeles que veo conforme me voy acercando al aula magna, al llegar el día fatídico :_(

Amaranta-Ursula -

Se nota mucho amor detrás de estas palabras. Es muy agradable comprobarlo...

MrFlopis -

Muy interesante la verdad, gracias por este magnífico post.

Un saludo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres