Blogia
Vailima

LA HERMANDAD DE LAS LETRAS IMPRESAS

LA HERMANDAD DE LAS LETRAS IMPRESAS La protagonista de la novela que acabo de engullir (porque me es imposible emplear el término “leer”) decía que sólo recordamos lo que nunca sucedió. Quizás es lo que me ocurre a mí con una persona de la que sólo me une la ficción. Ni más ni menos les estoy hablando de mi librera.
Parafraseando aquella canción de María Dolores Pradera que tantas y tantas veces escuché en verano cuidando de mis tiernos sobrinos en casa de mi hermano, “no se estila, ya sé que no se estila...” pero estoy muy orgullosa de ello.
No me une a ella nada más que nuestra pasión por los libros. Ana, que así se llama, no vende libros; ella hace que me sean imprescindibles. Además del criterio que una se haya ido forjando por sus inclinaciones a través de los años, su consejo es fundamental. Tanto es así que cualquier “cita a ciegas” que me propone acaba fructificando en una maravillosa relación de amor/pasión que no me defrauda.
Soy una lectora privilegiada, al menos así me considero. A pesar de la manida globalización, cada uno vive en su pequeño universo cotidiano. Parecemos autistas allá donde no vislumbremos los límites de nuestro territorio. Uno va a comprar a una gran superficie y encuentra de todo. En un momento puedo comprarme unas bragas, una caja de condones sabor chirimoya y el tercer fascículo de la Biblia con una recreación de varios pasajes en DVD. Una mierda.
Dirigirme a mi librería me da placer. Ignorar el escaparate y cruzar la puerta de madera con su tintineo de figuras chinescas que me lleva a uno de mis mundos preferidos. Allí está ella, saliendo de la trastienda donde aguardan a ser rescatados los libros de ediciones especiales, ésos que no deja ver al gran público, ésos que me saca de vez en cuando para regalarme un instante de placer para tocarlos, como algo tremendamente pornográfico y prohibido. Entonces, como si fuera mi médico de cabecera (más bien de cabeza) me sonríe y me extiende la receta de un nuevo libro recién horneado o me pasa las páginas de un libro reeditado que esperábamos con la devoción que sólo he podido contemplar en un lugar de Italia: San Antonio de Padua.
No se vayan a pensar que mi hermana de ficción comparte mis gustos literarios. Es aún mejor: conoce a la perfección los míos. ¿Conocen una hermandad mejor que aquella en la que el otro te brinda un universo que sólo a ti te pertenece? Esos son los momentos que siempre recordaré: aquellos que no han sucedido jamás.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

Cristina -

Muchas gracias!. Anoto todo

Tio Petros -

"Carlomagno y el imperio carolingio"; de Louis Halphen (AKAL Universitaria).

Un lujo de libro. Un lujo de regalo.

Vailima -

A mí hay un autor que me ha sorprendido y que no tiene desperdicio. Es barcelonés pero vive en California. Es Carlos Ruiz Zafón. Comencé a leer "La sombra del viento" (su última novela) pero te recomiendo que empieces por "Marina" antes de leer la anterior. Esta es la última que acabo de engullir como apunto en el post. Es una delicia. De este mimsmo autor, hay una novela juvenil "El Príncipe de la Niebla" que lleva el sello Zafón que es una perlita.
Si te apetece algún hijo póstumo de El nombre de la Rosa, también acabo de leer "La hermandad de la Sábana Santa". Del estilo a todas estas que se están editando tanto en estos tiempos.
Para tu blog, podría resultarte interesante un libro sobre Carlomagno que he regalado a Tio Petros recientemente y que dice que, aunque denso, es una maravilla.
En fin, podía pasarme horas...
un saludo Cristina.

Cristina -

¡Qué gusto perderse en las pequeñas y grandes librerías que nos son tan familiares!. Yo no tengo la suerte de que la librera me aconseje, pero prefiero comprar siempre mis libros en donde siempre lo he hecho, donde me conocen y saben de mis gustos.

Por cierto, ¿alguna recomendación literaria?. Tengo que ampliar mi lista para este verano.

Un saludo :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres