Blogia
Vailima

NO ES CHISTE

NO ES CHISTE No, educar a un hijo no es ningún chiste y más si hablamos de temas sexuales.
Sencillamente, no se dejan educar. Una que es madre “joven”, liberal y moderna sueña con que llegados a este punto tan delicado, la conversación fluya naturalmente. Ja. Igualito, igualito que la patronal con los sindicatos.
El empedrado mental que tiene un niño de doce años es tal que lo de mezclar churras con merinas no es nada comparado con el amasijo de “desinformación” que sus amigos del cole le proporcionan. Entre una buena dosis de vergüenza, el temor a meter la pata y hacer evidente su ignorancia, el mancebo oye campanas y pega el campanazo. El hijo de su madre no pregunta, jamás. ¿Para qué? lo mismo le responden. Entonces a lo Elena Ochoa te suelta el gran notición:

- Ama, hemos encontrado un condón en el patio del colegio.
- ¿Ah sí? ¿y estaba usado o no?.
- Pues claro que estaba usado. ¡Estaba vacío!.
- ¿y seguro que no había nada dentro?
- Si anda, ¿qué quieres que haya?

¡Dios mío!, o mi hijo no sabe lo que en el plastiquito se introduce, posteriormente segrega para al final quedarse, o cree que uno tiene un órgano de usar y tirar y cuando lo tiras te vuelve a crecer, o el artilugio tenía un agujero del tamaño de una nuez...
No seguí haciendo preguntas, corrí hacia la estantería donde se encuentran los videos y traté desesperadamente de buscar una grabación de algún “Barrio Sésamo” donde explicaran la diferencia entre “lleno de semen” y “vacío con embarazo seguro”. Claro, de “condones en el patio de un colegio” no encontré nada. Y es que no pensé que el Coco no se comía una rosca sino galletas, y que aunque la Peggy era una cerda y la rana Gustavo más verde que el campo lo único que hacían era cantar juntos. Vamos, que nada que hacer.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Vailima -

Que así sea.

Nfer -

Vailima:
cada día tengo unos quince minutos de filosofía, unos quince minutos de seriedad, unos quince de la pavada, unos quince para olvidar, unos quince para recordar. En forma caótica e impredecible: en este momento estoy en alguno de ellos (tal vez uno que ignoro) y te escribo como si fuera gran descubrimiento:
NO es lo mismo "madres sin fronteras"
que
"madres sin límites".
Madres sin fronteras son las que todo arriesgan y apuestan a sus hijos, ayudándoles a vivir sin miedos y a descubrir sus potencialidades.
Madres sin límites son las que se creen que los hijos son extensiones de su persona, incapaces de vivir sin ellas, incapaces de ser sin ellas.
Hay más diferencias, sin duda, temo ahondar el tema por verme reflejada en el segundo grupo, que considero pernicioso, indigno y merecedor de todo lo que se ha dicho, escrito y hecho sobre las mujeres, madres o madres putativas.
Tal vez mañana me ría de esto, tal vez mañana alguien encuentre algo coherente en estas palabras desflecadas y podamos ser, al fin, madres que educan a sus hijos de tal manera que los hijos busquen ser educados.
Amén.

Vailima -

Buena idea Nfer. Ya lo estoy viendo
MADRES SIN FRONTERAS
HIJOS SIN CABEZAS
jeje
Elías: gracias por advertírmelo. La verdad es que hice el cambio y no comprobé después si estaba correcto.
Un saludete.
pd me ha encantado el chiste. Así de tontos son los que me apasionan.jejejeje

Elías -

Momento adecuado para recordar un chiste regular (ni malo ni bueno):

Dos niñas de seis años jugando en el parque.

-El otro día mi hermana se encontró un condón en el bosque.
-¿Qué es un bosque?

----------------

Vailima, creo que el enlace a La Lengua está mal: le sobra el 'atom.xml' (eso es la dirección del rss).

Saludetes a diestra y siniestra.

Nfer -

Vailima, ya pasé por esa etapa, y sólo concluyo que educar a un adolescente implica, primero, quitar todo lo erróneo que metió en su cabecita no sabemos cuándo, pues si queremos empezar de niños, no les interesa, y una noche nos encontramos que el niño no está y el adolescente tiene tantos prejuicios y concepciones erradas, que es casi imposible hablarle.
He intentado incluso dejarle cartas bajo la almohada, un buen libro que aquí se escribió contra las iras del Arzobispo, mandarle mails (sí, a mi hijo, en este Hermes...) pero nada, creo que buscaré algo por ahí para mejorar lo que estoy escribiendo, y tal vez formar una especie de "Madres sin fronteras" enfocando el tema de una vez por todas...
Besazos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres