Blogia
Vailima

ALS ICH CAN (COMO PUEDO) (y 3)

adáncontrampantojo evacontrampantojo


Una de las partes más excepcionales del Políptico es, sin duda, la representación de nuestros Primeros Padres, Adán y Eva , parte que se atribuye al hermano menor Jan. A diferencia de los personajes estáticos y entronizados de los que ya hablamos, los cuerpos tanto del hombre como de la mujer han sido ejecutados con gran realismo pudiendo hablar de auténticos retratos, cuyos desnudos no hacen sino acentuar la fragilidad humana.

Ambas figuras están colocadas, como decíamos ayer, en sendos nichos. El hombre parece dar un paso hacia delante para salir del suyo ofreciéndonos la impresión de una estatua que ha cobrado vida. La mujer de vientre prominente, símbolo de su papel de madre del hombre, apoya todo el peso de su cuerpo sobre una pierna y en su mano derecha nos muestra una fruta seca recordándonos de este modo, el pecado original mientras que con la mano izquierda se tapa el pubis con una hoja de higuera.

La representación de ambos personajes es casi tridimensional acentuando esta impresión gracias al contraste de colores entre el fondo del nicho y lo rosado de las pieles.

Sus rostros son inexpresivos y distantes, como con la mirada perdida a no se sabe dónde, y a pesar de ello, están descritos con todo lujo de detalles. Como curiosidad, el cabello de ambos: pintados cada pelo uno a uno el efecto es tan realista que se diría que lo vemos crecer.

Observen el contraste deliberado con la parte superior del postigo donde bajo dos marcos formados por arcos de piedra fingida, se encuentran dos bajorrelieves (creando un magnífico trampantojo) que representan La ofrenda de Caín y Abel y El asesinato de Abel.

Muerte y vida, vida celestial y vida terrenal. Lo divino y lo humano. Todo ello concentrado en una impresionante obra de arte de la que podemos disfrutar si visitamos la ciudad de Gante. Todo un lujo para los ojos.

Espero que hayan disfrutado.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

vigi -

Perdona ¿conoces más blog como el tuyo y el mío que hablen de arte?

Vailima -

Año 1988: Galería de los Uffizi, Florencia.
Pasé más de un cuarto de hora contemplando el Nacimiento de la Primavera de Botticelli.
Creo que nos comprendemos.
Un abrazo

vigi -

Suele pasar, pero lo realmente bueno es cuando te ves "atrapado" por una obra y no puedes dejar de disfrutarla, a mí me sucedió con Inocencio X de Velázquez en la Galería Doria Pamphili, es un espectáculo...

Vailima -

Que conste, Vigi, que no he pretendido "llevar la razón", simplemente he manifestado mi opinión. Además, ¡dios nos libre!, a cada uno puede gustarle lo que quiera y cada uno que disfrute (en el terreno del arte) con lo que quiera también. Recuerdo mi primera visita al Louvre: confieso que hubo obras que también "me" decepcionaron.
Un abrazo

vigi -

Bueno claro es que me he dejado llevar en el comentario anterior y no me he ido por la ruta teórica, sin lugar a dudas las obras de arte están completamente determinadas por el receptor (teoría de la recepción)e incluso yo diría que existen gracias a los receptores, pero bueno no pretendo entrar en un debate teórico, sólo decirte que llevas razón.

Vailima -

Creo que las obras no pierden nada, quienes perdemos somos nosotros, quizás nos ocurra esto (y que conste que yo también he experimentado esa sensación) por imaginar más que documentarnos. No obstante, tienes el privilegio de haberla contemplado.

vigi -

Yo lo he visto "in situ" y es de esas obras de las que esperas más, hay muchas obras que pierden cuando las ves, pero otras son simplemente podigiosas, te llevan al pleno disfrute estético:)

Vailima -

Pues claro que no es pelotilleo. Faltaría más! Es amistad...
jejeje

Palimp -

Claro que lo hemos disfrutado. Leer tus entradas es también un lujo. Y no es pelotilleo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres