Blogia
Vailima

FUGIT AMOR (RELATO ERÓTICO)

 


 

 

El hombre, sus brazos musicales, su cuello y su torso se alargan en un desesperado gesto imposible de asir el Amor. Sus manos de mármol emergen del seno y del hombro del cuerpo del que nunca debieron separarse, y al que siempre pertenecerán. La perfección de la anatomía esculpida —cada músculo vivamente acariciado, besado, cuidado con infinito mimo— es fiel reflejo de la profundidad del intenso deseo, que el cincel respetó. La mujer alberga en su mente el dolor, el ansia, la sed devoradora del hombre al que quiso permanecer unida en total comunión y cuya separación la llevó a la locura. El silencio que rodea los cuerpos es palpitante. Cerrando los ojos, en el museo parecen escucharse sus voces de placer, de insomnio, de melancolía, el acento alegre en las palabras osadas, como si un viento cálido entrase bruscamente en la estancia. Y los lamentos, los jadeos, las risas, los sollozos, la música del Amor. Igualmente se percibe el perfume de los dos cuerpos que, al unísono, transpiran pasión, luz, vida. Ondas. Partículas. Emotivos mármoles vivientes de desnudez perlada: Camille Rodin, Auguste Claudel.

Autora: migratoria

 

p.d. Gracias Tio Petros por tu dedicación y esfuerzo sin los cuales hubiera sido imposible entrar en esta casa de nuevo. Gracias por estar a mi lado. Como tantas veces...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

16 comentarios

migratoria -

Luces, sombras y claros. Pero es maravilloso.

Para vosotros me gusta el Adán, de Rodin.

Gracias, Vere.

Vere -

Migratoria, no se si leerás ya este comentario retrasado, pero no podía dejar de decir lo que me ha gustado el relato, aparte de la ilusión de coincidir en el artista. Así gana en matices el personaje, como tu dejas entrever lleno de luces y claros.

migratoria -

En lo que a mi respecta no ha habido naufragio alguno, Jafatrón, muy al contrario. Y Vere y Herri tal vez te agradecerían una visita a esa isla suya poblada de letras, de libros y de autores.

Agradezco tus palabras. Quiero que sepas que, hace días, tal vez semanas, en tu ausencia, he estado en tu piso... Coco me recibió alegremente, solo llevaba una barra de pan, que compartimos (¡te aseguro que no me comí nada de la nevera...!) No dejé ninguna nota, siempre anda uno con demasiadas prisas... Otro día volveré llevando algo más sustancioso. Sonrisa.

Jafatron -

Me reengacho, tarde y posiblemente mal porque ya no distingo mis manos.

Me salté el de Vere y Herri inmerecidamente pero este no se me pasa.

Migratoria, vuelves a esculpir con palabras el calor que transmite el frio mármol, repasando los contornos, sombreando las figuras para iluminar aún más la imagen. Y si el sueño no me venciera seguramente me esforzaría por estar a la altura de mis compañeros, pero ahora solo puedo subrayar todo lo que han dicho.

Vere, Herri, qué efímeros son los post, qué estéril me parece opinar en solitario cuando los demás están en el siguiente cuadro, con el permiso de Vailima y Migratoria (en realidad sin él pero sabrán perdonarme) dejo aquí la sombra de lo que debió ser mi comentario. Tenéis buenas manos también para la escultura, quizá por tantos y tantos castillos en la arena.
Hoy naufrago seguro pero no quería hundirme en el olvido.

Geniales ambos que suman cuatro ya.

migratoria -

Me alegro que os hayan gustado las esculturas y el dibujo: ¿Vailima escurridiza...? :-)

Camille Claudel, como muy bien dices, Charles, es, muy injustamente, desconocida. Tuvo una vida apasionante y Auguste Rodin le debe mucha inspiración que él supo muy bien exprimir e incluso algunas de sus obras salieron de las manos de su amada, a quien ni le pagaba un sueldo, sería tan largo... Merece la pena ver la película «La pasión de Camille Claudel», con Isabelle Adjani (oso de oro en Berlín) y Gérard Depardieu.

Muchas gracias, Herri. Me quedo sin palabras.

Inmerecido tu recuerdo, gracias también a ti, Luna.

De nuevo gracias a todos. Pasemos página. Los relatos de Lola y de Charles de Batz esperan.

Batir de alas.

Vailima -

Migratoria: gracias por la imagen que me toca. Muy evocadora y al tiempo, apasionada y resbaladiza... muy apropiada (jeje)
Charles: ¿pudor? de eso nada. Amigos lectores, adelanto que los protagonistas del relato de Charles no lo tienen.
Herri: soy una mujer de recursos ¿dudabas de que iba a quedarme un día entero sin ordenador? juas, juas. Tu parentesco con el conejo de Alicia (qué mal suena esto) es más que evidente...
Lola: nuestros amigos comprobarán por sí mismos que algunas pensamos en carne y hueso. Pero ya que lo mencionas...

Luna -

Precioso relato, muy sugerente y emotivo. La unión y el dolor de la separación, me recuerda al relato de Platón y los cuerpos redondos. Enhorabuena!

Herri -

Ahora veo que el post está puesto desde ayer; me veo toda la vida de conejo.
Me hubiera gustado acostarme con la sensación que transpira el relato.
Aunque fuera con una muñeca hinchable Lola :-)

Herri -

¡Cielos! Ahora comprendo lo de tanta serendipia.
Migratoria, hermoso y sutil como tu batir de alas. ¡Ah, si nos hubieran enseñado arte de esta manera! Simplemente felicidades.

Charles de Batz -

Muchas gracias por la estatua, Migratoria, y por la compañera de baile que me ha tocado en gracia. Nada más y nada menos que que la gran Camille Claudel, tan olvidada, que una amiga cuenta que la Enciclopedia Británica sólo dice de ella:

"Camille Claudel: (1883- 1898) amante y modelo de Rodin"

Incluso las fechas están mal, pues sólo son las de los años durante los que fue amante de Rodin.

De cualquier manera, y con el nivel que se ve en los relatos enviados a esta casa, a uno le entra el pudor al pensar en lo que escribe...

Estoy deacuerdo con Lola en lo que dice de la general "escultoría obsesiva" que se observa en los relatos que estamos leyendo.

Saludos

Lola -

Anda... Me gusta mi estatua...

Espero que el motivo por el que tantos relatos estén relacionados con estatuas no tenga nada que ver con muñecas hinchables :P

Enhorabuena, migratoria, de nuevo saboreamos el buen gusto!

migratoria -

Me alegro que esos elfos malignos de tu ordenador hayan sido derrotados.

Ningún problema con tu frase, Vailima, es incluso excesiva. Muchas gracias. También a Charles por sus hermosas palabras. Y a ladydark, cuyo relato y escultura me recordaron mi pasión Rodin, un poco anestesiada por la vida cotidiana.

¡Rodin me enamora y me entusiasma! El otro día, al leer el precioso relato de Vere y Herri y su Isadora Duncan al borde del abismo, y el comentario de Lola a cerca de sus vivencias en el jardín del hotel Biron, os he visto a todos allí. ¡Qué hermosa reunión!:

Lola, como una Eva temblorosa: http://www.musee-rodin.fr/images/imagra/jarsc2g.jpg

Charles, no podía se de otra manera, en brazos de Camille Claudel, en un apretado vals: http://www.ville-nogent-sur-seine.fr/expocamille/lavalse.htm

Y a la musa Vailima en ese dibujo de Rodin que me encanta: «La tempestad o la ola», etérea y evanescente, como hecha de un solo trazo: http://www.musee-rodin.fr/images/imagra/D4186g.jpg

Soñemos. Un abrazo a todos.

Vailima -

Perdona Migratoria: la última frase está construída desde el sueño matutino. Me acabo de levantar, estoy con el café con leche en la mesa y he construído la frase a martillazos. Quise decir que aunque breve no por ello menos sensual y seductor.
Espero haberlo arreglado.
Amigos: escribo desde el portátil. Se me había olvidado que lo teníamos. Apenas lo utilizamos en casa. Nos lo llevamos a los viajes y como ayer no salí de casa... en fin, que me apaño hasta que me traigan el nuevo.
Un saludo desde el despertar.

Vailima -

Efectivamente, Charles, serendipia total. Cuando recibí los relatos por email me pareció curioso aunque bien pensado, la escultura, su técnica, se presta más a la temática de la mostra por aquello de las manos y las caricias.
Migratoria: como bien dicen nuestros amigos Charles y Ladydark, has sabido modelar con maestría un breve relato pero no menos sensual y seductor. Gracias.

ladydark -

Preciosa y delicada escultura la que has creado migratoria, enhorabuena.
Esto de la serendipia, en cuanto te descuidas...¡zas, aparece!. Abrazos Vailima recobrada.

Charles de Batz -

Maravillosa la incursión de nuestra amiga Migratoria. Maravillosa y escultural...

Ahora entiendo lo de la serendipia, que comentaste el día pasado Vailima.

Saludos y bienregresada
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres