Blogia
Vailima

CHRISTIAN SCHAD: LA NUEVA OBJETIVIDAD

schad

Los personajes del óleo acaban de follar. Perdonen la expresión pero a simple vista no se diría que acaban de hacer el amor. La obra lleva por título Autorretrato con modelo (1927) y su autor y protagonista al mismo tiempo, fue uno de los principales representantes de la nueva objetividad. Christian Schad, que así se llamaba (1894-1982), fue calificado como el prototipo de artista de mirada fría, elemento éste que caracterizaba el movimiento de las primeras manifestaciones del realismo.

Si observamos el óleo con atención, podremos ver reflejadas algunas características que hacen especial esta obra: por un lado la mirada escéptica del personaje que aparece en primer plano, una mirada dirigida al espectador y a la vez a sus pensamientos más íntimos. Por otro, la camisola verde transparente que deja al descubierto su desnudez y que nos recuerda las túnicas del florentino Pontormo. Se nos oculta y se nos revela al mismo tiempo creando una tensión que contrasta con el tono de piel del personaje femenino. El hombre está sentado en el borde la cama mientras que la mujer continúa tumbada en la cama apoyada sobre unos almohadones. Desnuda con elegancia sólo muestra como única vestimenta, dos accesorios, a saber, la media roja que queda interrumpida por el borde del cuadro y un lazo negro en su mano izquierda. Su sexo queda protegido del espectador por el torso del hombre aunque su dedo índice nos indique la dirección del camino que debemos tomar.

Aunque sus pezones continúen en cierta medida erectos, no hay nada que nos empuje a pensar en la pasión. Ni tan siquiera en ningún grado de intimidad. Que han practicado sexo no lo dudamos: cuerpos desnudos y sábanas revueltas, incluso la orquídea nos ofrece la pista sobre la sexual situación, sin embargo existe una fría distancia que convierte el acto en una demostración aséptica y esterilizada, casi animal con la ciudad como único testigo.

El pintor nos recibe como un maestro a la hora de captar el distanciamiento de una determinada clase social, distanciamiento que se plasma como en ninguna otra técnica en la de la fotografía. Su visión fotográfica (schadografías) le lleva a plasmar con exactitud y deleite todo aquello que le rodea, incluidos pequeños detalles como la cicatriz que marca el rostro de la mujer. Mujer que, por otra parte, guarda un parecido asombroso con una belleza grífica patria conocida por su sencillez y simpatía.

“El placer es el único vértigo que deseo prolongar” –afirmaría el dadaísta Walter Serner-. Una vez que el placer ha sido satisfecho, no queda nada. Quizás la desilusión, o la vuelta a una realidad que tiene todo de vértigo y nada de placer.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

Lola -

ni siquiera conocía a este autor... He mirado algo más suyo, la verdad es que no deja indiferente. Yo siempre he pensado que este tipo de artista (lola, por dios, ¿qué significa "este tipo"?) han quedado traumatizados por algo, oyen voces y esas cosas... :P

Sergi Bellver -

El placer es un eco a veces vacuo de otra cosa. El deseo es lo que de veras debería generar el vértigo.

Provocar una reacción es, a menudo, suficiente recompensa para el artista. Provocar acciones en cadena debería ser su verdadera motivación, sin ánimo de lucro (de lucro para el ego, no del otro, que también).

Enlacé esta comedia en mis alas, para tener un atajo y regresar a menudo. Lo único dantesco que veo en este espacio es que no tengan la misma sed todas las almas.

Saludos.

Calamity -

A juzgar por el rictus de los personajes de la obra el polvo (con perdón) ha sido un auténtico chasco. Una mierda, vaya (perdona por el lenguaje tan soez). A lo mejor estaban desentrenados. :P

Me gusta pasearme por aquí. Siempre aprendo algo nuevo y fascinante.

Por cierto, no viene a cuento comentarlo aquí y ahora (llevo retraso de posts, querida), pero cuando he leído tu entrada sobre aquellos ojos taladrados y demás vejaciones sufridas en las obras de arte, no puedo evitar recordar a San Basilio en Moscú (en general toda pieza artística, museística o no, rusa). Qué lástima de frescos manoseados por la marabunta de turistas ávidos de recuerdos mostrables a familiares, compañeros de curro y allegados. Qué pena, penita, pena.

Un beso muy fuerte, Vailima (el pequeñín, a la fecha que estamos, mejor, ¿no?). Cal.

Vailima -

Vigi, veo que para ser martes estás de un rotundo...
Efectivamente, eso es lo que había y así lo plasmaban.
un saludete (todavía me estoy riendo con la fragua de un tal Vulcano.)

vigi -

Todo aseptísmo, así era Schad!!!!
La Neue Sachlichkeit fue producto de un momento histórico, que propició este tipo de pintura crítica, escéptica, agresiva, chocante, etc, y muchos más apelativos que la definen, pero ante todo fue el afán de mostrar la cruda y jodida realidad que les acechaba.
Y sí, acaban de follar o si se quiere decir de otra forma, pues acaban de joder, pero en ningún caso han hecho el amor.

Un saludo.

Vailima -

Anarkasis, últimamente Blogia está efectuando algunos cambios y a partir de cierta hora el servidor no funciona bien y las páginas no se cargan. Cuestión de paciencia.
¿te pareció mi lunes amoroso y tan suave que se diría de algodón? bueno, parece que me conoces porque a pesar de todo (y el todo hacía que se me cerraran los ojos cada dos por tres) había algo de eso por ahí.
A la pregunta: un sí rotundo.
un abrazo, destripador de lunes (jeje)

anarkasis -

Yo creo que posan los dos, forzadamente, no hay ninguna naturalidad, y eso está ahí, (yo lo veo), apesta a alemán no solo el nombre, parece un "hijo" de la die Brücke, (evolucionado), "...expresión sincera a costa del equilibrio...", tiene mas de art decó que de realismo de carnicero, los perfiles están muy marcados, lo que le quita fondo, a primera vista me gusta mas que stanley spencer que al final hace el mismo,

(no tenía ninguna imagen, ha sido todo un gusto)

Aprovecho para postearte el de ayer, últimamente me da error tu página,
sss...que silvassss como lassss serpientessss, pero no me engañas. No te había leído un lunes mas suave, ni amoroso, como de terciopelo. Que si que no me engañas
Orgullosa-Madraza di que sí.

un saludo
Anarkasis

Vailima -

En este cruce de gratitudes, permíteme que te pida un favor, Carlos: no me trates de usted que aunque por la edad lo mereciera no por mi talante, vivaracho y espontáneo él.

Carlos Leiro -

Gracias a usted Vailima, por regalarnos siempre estas joyitas y permitirnos compartir este espacio

Vailima -

Gracias Carlos por las palabras que nos regalas y que tan bien acompañan la obra de hoy.
Ladydark: en el arte ocurre como en la vida: unas veces comemos alubias y otras langosta y es por ello por lo que nos rodea no se nos hace monótono y aburrido. Y entre plato y plato, tú sabes, un par de huevos.
un beso querida amiga

ladydark -

Sin dejar de sorprendernos como siempre Vailima, capaz de pasar del románico a los movimientos más modernos del siglo XX. Yo en particular te agradezco este post, desconocía la obra de Schad y me sonaba vagamente en relación con Tristan Tzara y el dadaismo. Esa frialdad que destacas es para mi lo más patente de esta obra, y el color, esos tonos malvas. Por cierto, la modelo igualita, igualita que la cubista actriz, modelo, cantante, lo que se tercie.

Carlos Leiro -

Esta imagen dejo en mis dedos estas palabras:


Miras el agujero azul que hay en tu blanca camisa de de ochenta y cinco dolares,
Muchacho avejentado que has peinado tu cabello toda la noche.
Le has dado tus monedas para alejarte de su piel, y hacer tu ritual a escondidas de ese dios escrito
Ese agujero azul idiota, inexplicable, te preocupa demasiado.
Volverás al espejo a peinarte una y otra vez,
¿Intentaras acaso olvidar su olor, buscando que el peine se vuelva mano?
Luego, bastante mas tarde, iras con tu mascara de traje y corbata con aroma a hombre serio.
Otros deben ver cuan ejemplar te han hecho tu padres y esa notable universidad.

Carlos Leiro
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres