Blogia
Vailima

CARNAVAL EN VENECIA (y 2)

CARNAVAL EN VENECIA (y 2)

Observemos la obra. Un corro de personajes contempla la actuación. Una dama baila un minueto con un joven. Esto sólo pasa en Italia pues en el resto de Europa se baila formando filas de parejas. El joven es un aventurero o chevalier d´industrie. Procede de una clase baja y su objetivo en la vida es conseguir la riqueza de los nobles con una extraña capacidad: hablar. Nuestro hombre baila bien y lo hace ricamente ataviado, de ahí que lo admiren las mujeres (incluso) de buena posición. Su arma, como digo, el arte de contar fascinantes historias basadas en su propia vida, sus viajes y sus campañas contra los acreedores. Sin oficio conocido dedica su existencia a no aburrirse y el carnaval constituye el medio propicio para ello. ¿Recuerdan a Casanova? Hijo de una pareja de actores adoptó el título de Chevalier de Seingalt y supo hacerse con la amistad de nobles y patricios haciéndose pasar por erudito en medicina y numerología cabalística pero lo que mejor sabía hacer era correr por los tejados de Venecia. Como Casanova, encontramos nombres de aventureros como el de Giuseppe Balsamo y Lorenzo Da Ponte que disfrutaron de una juventud exitosa que desembocó en triste vejez.

La bailarina que hace pareja de baile con nuestro mozo chevalier d´industrie tiene la tez pálida como era costumbre y un lunar postizo nos llama la atención. No es la única, observen a otras damas del cuadro. El lunar postizo constituye, además de una cuestión estética, todo un código que nos cuenta aspectos sobre la dama que lo porta. Nos dice de qué humor está, su estado e, incluso, lo que ella piensa de sí misma. Los lunares postizos tenían diferentes nombres según el lugar donde se colocaran, así el de nuestra dama, colocado debajo del ojo, se denominaba irresistibile y otros, colocados justo en la comisura del ojo, daban en llamarse appasionata.

Las mujeres mozalbetas tenían el camino más fácil para escalar en sociedad. La danza, el canto y la interpretación constituían un marketing perfecto para exhibir su atractivo. La gran mayoría de estas muchachas ejercían de cortesanas y sin lugar a dudas, Venecia en carnaval se convertía en el mejor escenario. Desde los balcones del Gran Canal, ataviadas entre rojos y amarillos, lucían sus encantos con escotes de vértigo. Bellos y hermosos tulipanes cuya vejez correría igual suerte que la de sus parejas de baile. Ser puta y mediocre es lo que tenía. Puta, mediocre y sin programas del corazón ni pruebas de ADN…

¡Si Tiépolo levantara la cabeza!

FIN

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Vailima -

Tio Petros y yo no lo celebramos, herzebeth. No obstante, la mejor forma de celebrarlo es añadiendo pasión y, eso, lo hacemos todos los días.
un saludete
p.d. me temo que el lunar de tu madre es más erótico que el mío.

herzebeth -

C'est moi, vailima. ¿donde, el lunar? mi madre tenia uno en medio de las cejas (todos creian que se lo pintaba...).
Me encanto esto del codigo, gracias, muy interesante.
¡Feliz San Valentin para vos y tio Petros! Por casa lo celebramos con tios y tias.
Chau.

Capitán Pescanova -

Y yo también Vailima, sin duda alguna prefiero a los venecianos. Me gustan los lunares.

Vailima -

Milesia, gracias por tus palabras y acompáñanos "visiblemente" más veces. La verdad es que cuando ocurre esto a un servidor hay que ponerse a temblar pero la persona que lleva Blogia es un gran profesional y no nos va a dejar en la estacada.
Dem, te voy a nombrar conejo de Alicia ¿qué haces llegando tarde?
Capitán, no los cambio ¿eh? prefiero los venecianos con sus lunares y todo. Por cierto que yo tengo uno pero no es postizo...

Capitán Pescanova -

Una apasionante historia, si señora. Que bien vivían en Venecia, cuasi-Dinios ilustrados y Sonias danzarinas.
Un saludo.

Dem -

Jo, me despisto unos días y me pierdo un acertijo que está a mi nivel intelectual (al Vader lo ví enseguida) ;P

No sé qué tiene este post que me ha puesto nostálgico... de tiempos que no he vivido...

Milesia -

Por primera vez me desparapeto, para expresar el miedo atroz que he sentido cuando he pensado que este tu blog hubiera podido desaparecer (siquiera temporalmente) por obra y gracia del servidor de marras. ¡Siempre la acechanza de la fragilidad...!

Vailima -

y que lo digas. Pero en Venecia ¿eh?

anarkasis -

me da igual chevalier que puta, que me apunto, que para morirse de risa siempre hay tiempo.

Vailima -

Bienvenido a esta casa, Edgar. Pásate cuando quieras.
un saludo

Edgar Mata A. -

Qué agradable sorpresa encontrarme este blog (lugar común, lo sé, pero ¿cómo expreso el gusto?)
En fin, espero tener correspondencia con vos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres