Blogia
Vailima

Y ROMPIÓ AGUAS Y NO ECHÓ NI GOTA

Y ROMPIÓ AGUAS Y NO ECHÓ NI GOTA

Hace unos días leía en una publicación semanal el creciente interés de cierto sector de la sociedad por el culto al agua. Aguas de marca y pedigrí dispuestas en carta individual ad hoc en los restaurantes de lujo. Lo de la Solares o la Fontvella son vestigios del pasado cañí, vamos, que ya no interesa que sepa sólo a agua o que venga como anillo al dedo si uno está estreñido.

La estupidez humana, confirmo una vez más, no tiene límites. Señores, amigos todos, lo más in de lo in (in-ri, desde mi punto de vista) es acudir a París (o en un futuro inmediato a nuestra Valencia arrocera) y solicitar a un experto catador en aguas sus servicios. Sí, el bar de aguas existe y en lugar de beberte un Cheval Blanc de 1947 o un Richebourg de 1959, te metes entre pecho y espalda una botellita de Ogo que contiene, la condenada, la exquisitez de 9.750 gotas de agua de Tasmania o una Bling, cuyo precio asciende a 400,00 euros la botella, que contiene además del líquido elemento, incrustaciones de cristal swarovski. Vamos, que si no te atragantas con los cuatrocientos euros lo haces al rato con los cristales de las pelotas. Digo yo que te los podrás llevar a tu casa.

Pero no se preocupen, estimados lectores, siempre queda el remedio del ingenioso y puestos a elegir, prefiero recoger en un tapergüere un litro de chuzos de punta de mi tierra y dársela de beber a mis plantas que así las tengo, sanas, lustrosas y sin amariconar.

Estas chorradas de determinados individuos de mi misma especie me sacan de quicio o, si quieren, del umbral donde mi voluntad ya no controla mi razón y es tal mi cabreo que diríase que es un parto seco donde aun rompiendo aguas no echo ni gota.

Asco de humanidad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

24 comentarios

nfer -

Oh! todo el panteón de los dioses de silicio ha de estar distraído y me ha permitido entrar a tu blog.
Genial, guapa, no puedo contenerme de hacer un comentario (que hasta quizá cuele).

Empezando por el aire embotellado: Tarde, Javier...
acá en Córdoba (Argentina, uséase cerquita de tus pagos) ya hubo uno que se hizo rico enlatando "aire de las sierras". Lamento no tener el enlace (ya "fue" en Google) pero todavía estás a tiempo, podés averiguar en el Registro de Patentes si está patentado. Eran latas como las de gaseosas, vacías, pero tan snob que se vendieron a cientadas. Tuve una que me trajeron hasta que el óxido hizo su trabajo y la tiré.

Ahora (más) en serio, recuerdo bien mi infancia en la "casa grande" donde todavía estaba el pozo de agua del que bebían todos antes de que pasara el servicio de agua potable por las casas. Recuerdo bien la atención que prestaba Abuelita al bajar el balde y subirlo con agua para regar las hortalizas o renovar la de los bebederos: era importante que siguiera viva la tortuga que vivía en el fondo.
Pues sí, queridos míos: en el fondo del pozo vivía una tortuga, que era la encargada de alimentarse de organismos indeseables y mantener el agua suficientemente pura.
Suficientemente, nada de refinamientos. La tortuga, si moría de vieja o de enfermedad (¿de qué enferma una tortuga de agua dulce? ¿es contagioso a los humanos? no era tema que ameritaba discutir)se reemplazaba por otra y ya.

Así se criaron mis padres, tíos y muchos de ellos murieron de vejez, sin acusar daño alguno por el agua consumida, ni tampoco los bichos ni las plantas o flores.

En mis viajes por mi querida Argentina suelo beber de los arroyuelos formados cuando las nieves de los Andes ceden a los calores del verano. Por puro gusto, nomás, ya que todavía - todavía - puedo tomar agua de grifo sin pagar más que lo que exige la tasa municipal. Pero no toda Argentina es así...y ya me extendí mucho.
¡Abrazos del sur del sur!

Lumen Dei -

¿Vender aire, leo?, eso me recuerda que un compañero mío del cole de los Maristas, se obstinó en embotellar un pedo -suyo-, y creo recordar que algún resultado logró.

Si el flato hubiese sido de Elvis o Marilin, ahora podría hacerse muchimillonario

Javier -

Es un excelente negocio. Yo, por mi parte, voy a empeñarme en vender aire. Sí, como lo oyes: aire de las alturas de Los Andes, por ejemplo. O de la Patagonia, envasados en brillantes botellas de un litro.

Tu podrías enviarnos aire de los Pirineos o algo así.

Seguro que encontramos quien los compre...

Saludos.

Coyote -

Pues sí en efecto, dudaba entre Coca-cola y Nestle pero ha resultado ser la primera. Dejo un enlace con la noticia:
http://www.elmundo.es/elmundo/2004/03/02/sociedad/1078222778.html

Vailima -

¿no fue la Coca-Cola?

Coyote -

Leyendo esto me he acordado de lo que ocurrió en Inglaterra donde no recuerdo qué multinacional vendia un agua mineral que al final terminó siendo agua del grifo convenientemente embotellada. Todo un negocio, oiga, compras algo muy barato y de calidad para venderlo por cientos de veces su precio.

isabel barcelo -

Se me ocurre una idea espantosa para una historia de ciencia-ficción. Seguro que a vosotros/as también se os ocurre. Besos.

Charles de Batz -

De esta especie de individuos con ínfulas de parecer raritos -lease selectos- hasta en dónde todos somos más iguales que cuando la vamos a cagar, hay muchos en nuestra especie.

- Me pone un "Chateau de Robinet".

- ¿Y eso que és lo que es?

- Pues agua de grifo, oiga usted, que la gorra por la que me va a salir todo esto, la voy a emplear yo de montera para salir saludando de aquí...

Salud

Lumen Dei -

A tales tiempos, tales usos sociales; aunque etapas de estupidez humana las ha habido francamente largas... de hecho hago memoria y no recuerdo lapsos si que la condición humana se haya guiado por la memez en sus diversos grados.

Bien, llegados a este punto, conviene aclarar que no, absolutamente, no se puede dejar caer sobre un güisqui Lagavulin de malta de Islay, macerada con turba procedente de algas sedimentarias, o sobre un pacharán elaborado en casa por uno mismo, un cubito de hielo de agua municipal recogida del grifo, y congelada entre peces y otras pitanzas con sus nefandas emanaciones.

A los posos que dejan este tipo de hielos me remito.

Así, es conveniente echar agua mineral, no sé, Fontvella mismamente, en la cubitera, y procurar alejarla de los congelados más procelosos en cuanto a efluvios, para así lograr que el frescor que el hielo aporte al espirituoso digestivo sea neto, como el peso los escurridos. Y digo escurridos sin ánimo de señalar y mejorando lo presente.

Lumen Dei, su deidad de cabecera.

Vailima -

Nilrem: quizás te consideren todo un mago por lo que comentas. Pero por muy mala que esté, pagar esa suma de dinero no debe ser ético. Sin duda, una conspiración.
Ana Bande: bienvenida a mi casa. Ponte cómoda que estás entre amigos.
Javier: a mí también me alegra estar de vuelta aunque dispongo de poco tiempo. Ya vendrán tiempos mejores aunque lo importante es ver que tus amigos todavía están aquí.
un abrazo a todos

Javier Luján -

Así me gusta, Vailima, sin perdwer tu carácter. Un beso y me alegra estar de vuelta para poder seguir leyéndote.
Un beso.

Ana Bande -

Estoy alucinadita con tu blog, tus fotos, tus textos, su frescura, su sabor, su acidez, su verdad, su olor...ojalá contamines a toda la red con tu fragancia...

Nilrem -

Aqui en Murcia el agua del grifo es mejor no tocarla para beber aunque yo lo hago. Pero en mi casa se bebe Fuente Liviana o Lanjaron o Sierra del Buho.... ¿Aguas a 400 € la botella?

Esta claro que es una conspiracion del Dr. Oliver Rodes.

Vailima -

eso me pregunto yo, querida anarkasis, parecemos tontos. Creemos que todo lo "natural" es bueno y mira por donde que te zampas una amanita faloides y la espichas.

anarkasis -

¿¿pero el agua. ¡¡SE BEBE!!??

luego dicen que no se aprende nada navegando los blog.

Salamandra -

Ladydark, además del plástico, está el combustible, el agua va de Tasmania a otro sitio en barco, luego en camión...
Bastaría con mejorar el sabor del agua de la red (posible) y educar a la gente (más difícil) y nos ahorrábamos todo eso.

Vailima -

no entiendo determinadas tonterías que se ponen de moda (por supuesto con dinero por delante). El otro día leía una pintada en un muro de mi ciudad que decía así:
"folla más. Mejorarás"
Pues eso, que menos agua y más de lo otro.
un beso a todos

ladydark -

Además de todo lo que ya han comentado los lectores anteriores de este post de "mear y no echar gota", añado un problemilla más a la utilización masiva del agua embotellada... ¿Qué pasa con esos miles de millones (asi, a ojo) de kilos de plástico donde se recoge el preciado líquido? Contaminemos, contaminemos...

Zifnab -

Yo ni siquiera entiendo lo del vino así que te podrás imaginar que pienso de lo del agua

Se feliz

Jafatron -

Vailima, la estupidez humana es una fina capa de extrañas propiedades que recubre el cerebro, impermeable a la razón pero con un filtro que deja pasar las idioteces más absurdas. Dejemos que beban agua de Tasmania hasta ahogarse en su propia ignorancia, más vino para los demás. Un abrazo.

eclectico -

Puedo entender que en ciudades como Barcelona, donde el agua es doblemente potable (se puede beber y se puede potar -vomitar- después de beberla) la gente use agua mineral.

Entiendo lo de las dietas bajas en sodio y bla, bla, bla.

Pero hemos llegado a un extremo...

Lo más sangrante: pueblo del Pirineo aragonés; 1000 metros de altura; agua de manantial pura donde las haya; tal es la abundancia que es ¡gratis!; los habitantes beben agua embotellada porque les parece que la de la red es peligrosa.

Cosas veredes...

telemaco -

¡Que razón tienes!. Yo es que por más vueltas que le doy no comprendo esto del agua embotellada.

Salamandra -

Es lo que tenemos, otra forma de ser más que el vecino. "¿Bebes agua del grifo? yo bebo agua de 400 €."
Lo del agua de lluvia me recuerda a "Teléfono Rojo. Volamos hacia Moscú."

el brujo don carlos -

Por otro lado, el agua es cada día un bien más escaso y peor repartido y hay quien vaticina que las guerras del siglo XXI serán por la posesión del agua.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres