Blogia
Vailima

LOURDES, LA PEOR CARA DEL DOLOR HUMANO

 

La ciudad francesa de Lourdes vuelve a estar en prensa ahora que Ratzinger ha anunciado visitarla en breve.

Me es difícil hablar con desapasionamiento de Lourdes. Hace unos años, Tio Petros y una servidora tuvieron la suerte de ser llamados para cantar el réquiem de Mozart en dicha ciudad. Así lo hicimos con nuestro coro, a pedido de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalem (1). Además de nuestro querido Requiem, tuvimos la ocasión de cantar a capella una selección de música religiosa del siglo XVI en la que destacaban obras maravillosas de Juan de Anchieta.

Mientras nosotros cantábamos, quienes nos pagaban (los caballeros de la orden) escuchaban en silencio total, en  -al menos-  aparente meditación.

Aquella experiencia fue interesante por varios motivos: una no canta el réquiem de Mozart, ni polifonía religiosa del siglo XVI todos los días, y menos ante un público tan extraño.  Tio Petros ama la música religiosa como yo, de modo que gozar juntos esta experiencia una vez más (y son ya tantas…) tampoco era cuestión baladí.

Pero es que además está la ciudad. La ciudad de Lourdes, única en su género por lo hiperbólica, por lo… me faltan epítetos.

Nosotros dos habíamos salido de casa varios días antes para recorrer el Pèrigord en soledad, como nos gusta: castillos, pueblecitos, románico y buena gastronomía. Conocimos lugares de ensueño, como los pueblos de La Roque-Gageac, Beinac y otros inenarrables lugares bañados por el río Dordoña. Pudimos comer y beber hasta quedarnos ahítos de placer, y luego enfilamos hacia el sur, contra los Pirineos para reunirnos en Lourdes con nuestros compañeros de coro.

Tras tanta belleza aún impresa en nuestras retinas, Lourdes nos golpeó inmisericorde con su espantosa realidad. En el infierno personal de TioPetros hay una tómbola con un feriante a voz en grito anunciando la última idiotez del momento. En el mío hay una interminable calle con tiendas a derecha e izquierda en las que se venden horrorosas vírgenes blanquiazules. Si el azul fuera más oscuro diríase que son de la Real Sociedad donostiarra. Miles, que se me antojaban millones de fieles (porque supongo que serían fieles),  entraban y salían de aquellas tiendas que hacían bellas las tiendas más kitsch de cualquier capital. Tan sólo al final de la calle pudimos descansar un poco la vista en otra tienda más que vendía iconos de apariencia ortodoxa, más oscuritos y con una falsa pátina de vejez que al menos no quemaba los bastoncillos y los conos de mis ojos.

Repugnante. Pero aquello no fue sino el comienzo de un festival de los horrores que no cesó hasta que ingresamos en la balísica para hacer lo que habíamos ido a hacer; cantar.

Procesiones incesantes, enfermos pidiendo curación, miseria, y sobre todo dolor humano, espantoso dolor humano que se aferra al clavo ardiendo de una curación milagrosa perversamente administrada por miles de beneficiados.

Cuando fuimos a la famosa cueva, a mi derecha estaba una chica negra, de muy bellas facciones, en una camilla. La camilla estaba medicalizada y en los bajos de la misma un grupo electrógeno mantenía en funcionamiento aparatos que la mantenían con vida. Su mirada era vidriosa y era evidente que estaba agonizando. Más allá una madre entrada en años empujaba hacia la gruta a su hijo con síndrome de Down.

A mí no me repugna el dolor humano. Me impresiona, me deja tocada, me emociona, me hace sufrir; pero no me repugna. Lourdes me repugna. Lourdes es repugnante porque mercadea con el sufrimiento, porque me enseña la peor cara del dolor humano: esa cara que sólo aparece cuando el dolor es demasiado fuerte para sufrirlo sin creer en milagros. Lourdes es irracionalidad animal.

Lourdes me repugna porque me hace dudar de mí misma, y me hace pensar que si la vida me aprieta lo suficiente quizás también yo iría reptando miserablemente a suplicar un milagro que  por supuesto no se me concedería.

(1) A quien le parezca anacrónico en pleno siglo XXI este dato, le aseguro que es cierto. La orden de los Caballeros del Santo Sepulcro de Jerusalem fue fundada en 1098, tras la victoriosa primera cruzada, por Godofredo de Bouillon, duque de la Baja Lorena y Protector del Santo Sepulcro. Al igual que las ordenes militares de Los Templarios, Los Caballeros Hospitalarios o los Teutones, se dedicó a  asuntos relacionados con las cruzadas en Tierra santa, pero a diferencia de los templarios  continúa hasta la actualidad con actividad ininterrumpida. Actualmente esta orden está activa en la Iglesia Católica, y se dedica principalmente a obras de caridad y  por lo visto, patrocinio de conciertos religiosos...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

21 comentarios

La primera salamandra -

Vailima debes ir a rezar 5 padre nuestros y 2 aves marías para purificarte después de tales pensamientos.
Lumen Dei piensa el lado positivo... dejan manos y pies de cera y no cerebros como debe de ser.
Pronto esos santuarios cerraran pues en otros lugares del mundo se dieron cuenta del tremendo negoción y ahora hay un puestito de milagros en cada país, en cada región, en cada pueblo.

Naboleon -

Resumo: el "fuero interno" cuyo resultado es el sentimiento de "repugnancia" es el mismo que a esta gente le produce "esperanza".

Vailima -

No entiendo tu frase:
"los engranajes de tipo síquico, emocional y social que mueven el mecanismo de nuestra mente y nos producen , son los mismos que los de esta "¿pobre?" gente, en la cual dichos mecanismos producen"

Naboleon -

Ja, qué gracioso. Sentimos repugnancia y sin embargo los engranajes de tipo síquico, emocional y social que mueven el mecanismo de nuestra mente y nos producen , son los mismos que los de esta "¿pobre?" gente, en la cual dichos mecanismos producen . Si es que en el fondo nos encanta ser "perdonavidas", y mirar desde el pedestal.

Lumen Dei -

Hombre... hablarte de usted es tentador... pero no quiero que el cerebro se me quede exangüe de nuevo y empiece a ver tibetanos sarcásticos por todas partes; asín que ar lío:

Anacronismos (suena a isla griega). Me parece normal y con ojudo que pervivan, soy caballero de la Real Orden de San Hermenegildo, y de la Orden del Mérito Civil, y otras cosas que no vienen al caso; así que lo entiendo.

Repugnancia. Todo lo que se diga es poco. En el Norte de Catalunya hay un recóndito pico, coronado por una ermita dedicada a la Mare de Deu del Mont. Allí está la habitación en que Mossen Cinto Verdaguer escribió su "Canigó" (desde la ventana se ve el Canigó), y allí te invitan a un arroz de montaña impresionante, que pagas con una limosna. En ese lugar he visto una colección de exvotos "exvoto: Don u ofrenda, como una muleta, una mortaja, una figura de cera, cabellos, tablillas, cuadros, etc., que los fieles dedican a Dios, a la Virgen o a los santos en señal y recuerdo de un beneficio recibido, y que se cuelgan en los muros o en la techumbre de los templos"…

…por cuya culpa carecen ya de interés para mí las películas de terror por muy elaboradas que estén. Y ese era mi género favorito.

Anecdotario. El francés es mi segunda lengua, lo hablo como el español y el catalán (mis primeras lenguas). Así he sabido que, antaño/otrora/antes, los españoles que peregrinaban a Lourdes en pos de un milagro, lo hacían en coche; con aquellos gordinis, simcas y seiscientos que te cagas. En los cruces de carreteras, cuando se perdían, bajaban la ventanilla –entonces funcionaban con una manivela, acabo de recordarlo- y preguntaban al gentío de la zona en los siguientes términos, los únicos a los que podían recurrir, claro: "¿pá Lourdes?". Con ello querían preguntar que cómo se llega al susodicho santuario.

Durante tiempo, y debido a ello, en esa región fueron conocidos los españoles, por los franceses y en francés, como "les palourdes".

Una gozada leer esta entrada de tu blog. Tienes un cupón.

Lumen Dei

PS. Los cupones Lumen son canjeables.

Un pie de cera en particular me acompañó durante muchas noches procelosas en las más turbulentas pesadillas.

Microalgo -

Disculpa. Es que en los blogs el tratamiento de "usted" me sale solo.

Reminiscencias, sólo eso.

Paso al autorizado tuteo. Thanks.

mizo -

Es lo que hay.

peggy -

Creo que tu magnifico post y los comentarios lo han dicho todo , negocio con el dolor humano ...triste el dolor , excuso que en esos momentos de desesperacion cualquiera se agarre a lo que sea ,incluso puede ser un placebo ...La nave de san pedro siempre tan lista ..

Saludos a todos :)

isabelbarcelo -

Coincido plenamente en que lo más horroroso es el espectáculo de los mercaderes (y aquí incluyo a los que venden virgencitas y los que venden bulas) haciendo negocio a costa de la esperanza de los sufrientes. Ambas cosas son humanas, sí, como señala charles de batz, pero así como la última puede suscitar comprensión e inspirarnos compasión, la primera es absolutamente rechazable. ¡Menos mal que tuvisteis el consuelo del requiem...! Besitos, guapa.

Miguel -

De Lourdes no sé mucho, pero tengo al idea de que es similar a Fátima. Yo recomiendo leer las "Memorias de Lucía" de Fátima, para entender estos fenómenos. Lo que más me sorprende es que se hayan perpetuado tan vigorosamente hasta hoy a pesar del apoyo oficial de la Iglesia y todo el elenco de intereses.

Imperator -

Amén a todo, Vailima.

el viejo más viejo del palco -

Yo este año también pasé por allí y luego, al repasar las fotos, también, como a Maese de Batz creí ver el castillo de Disneylandia.

Mucho alzacuellos, hábitos de todos los colores, merchandaising católico, aquello era en verdad un parque temático.

Espero que al menos aquellos visitantes (con los que evité confraternizar por si las moscas) fueran creyentes "a la inglesa", de los que no mezclan creencia y religión.

Vailima -

Microalgo, por favor, no me llames de usted. Lo segundo, no sé si iba por mí...por si acaso, yo tampoco soy creyente.
un saludo

Microalgo -

Uh. Qué cosas. Yo también canto en un coro, y la temporada que viví en Coimbra (dos años) me metí en otro allá (en el de la Iglesia de Santa Cruz, donde murió Pedro de Cristo -nota pedorrobiográfica-). Nos llamaron para cantar en Fátima. He llegado a confundir esos dos sitios, porque se parecen bastante en muchas cosas.

Coincido totalmente con Usted en sus apreciaciones sobre el márketing. PAra una ateo recalcitrante como yo, la cosa no es tan sorprendente, pero supongo que para una creyente con algo de tripas sí que peude resultar un espectáculo... (¿adjetivo?)...

Bueno, un espectáculo.

Besotes.

Vailima -

Y no por humano menos deplorable. Ser Humano no es excusa sino debe ser la razón por la que todo esto nos resulte deplorable. Claro, que la Ilustración nos queda ya lejos.

Charles de Batz -

Casualmente he pasado por ahí hace cosa de una semana y el sentimiento es muy parecido al tuyo. Poniéndome bíblico, te diré que he visto en ello una mezcla de lo que en ese libro se entiende por la Babilonia, con esas ruidosas y aneonadas ciudades-tienda del lejano oriente. Todo ello en torno a un santuario que lo que más parece es una mala copia del famoso castillo de los parques Disney.

Como bien dices, es seguramente la desesperación la que puede llevarnos a esperar que un milagro nos solucione nuestros problemas, y eso, creo yo es muy humano; pero el aprovecharse de ello y el vivir a sus expensas... posiblemente también lo es.

Salud

Jorenob -

Yo fui cuando estaban esperando la elección del nuevo Papa, estaba cerca, en el Parque Ordesa y decidimos acercarnos para ver el ambiente, pero cuando llegamos, a mi personalmente me pareció muy artificial, tanto las calles como el río que rodea a la iglesia me parecieron demasiado bien puestos.
Otra cosa que me dejó mal fue, como bien has comentado, esa piscina donde la gente que realmente esta mal iba a esperar un milagro. Agua de Lourdes embotellada vendiendose en tiendas, con forma de la Virgen de Lourdes, o en garrafas de 5 litros... en fin, esto al contrario de la piscina me hacía gracia, pero es cierto que ver que hay personas, sea las creencias que tenga, se aproveche de la esperanza de los demás es algo entre grotesco y enfermizo (o las dos cosas a la vez), pero lo peor de todo es acabar transformando todo eso en un negocio y vivir tranquilamente.

Vailima -

Brujo, tú eres todo un caballero. No necesitan ninguna orden.

brujo don carlos -

No he estado en Lourdes, pero me hago una idea porque durante 7 años trabajé al lado de la iglesia del Cristo de Medinaceli de Madrid, que es parecido pero sin enfermos agonizantes.
Por cierto, siempre quise ser nombrado caballero de alguna de esas órdenes.

Landahlauts -

Jamás olvidaré la imagen que vi en Fátima (en Portugal) cuando fui en viaje de estudios con el instituto. Una tienda de recuerdos con la Virgen de Fátima en todos. El que más me impresionó fue una navaja de grandes dimensiones que en su mango tenía (por ambos lados) la imagen de la Virgen. Alucinante.

Saludos.

el viejo mas joven del palco -

Hipocresía, cinismo, avaricia, ansia de poder, soberbia, envidia, fanatismo, intolerancia, mentira, ceguera colectiva, estulticia permanente, anulación del pensamiento propio, no es eso una secta? aunque con mas adeptos y éxito, que diferencia esto de la cienciologia, o los del Jehová que nos inundan todos los días? incluso que les diferencia, en esencia, de las mil llamadas diarias intentando vendernos alguna moto?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres