Blogia
Vailima

BULO

BULO ´noticia falsa´, 1920. Voz jergal, tomada probablemente del gitano bul ´porquería, excremento´(propiamente ´trasero´); en el cambio de significado pudo influir bola ´mentira´, 2º cuarto S. XVIII, aplicación figurada de bola ´esfera´, en el sentido de ´cosa hinchada´.

¡Con cuántos bulos nos encontramos a lo largo de nuestra existencia! Los medios de comunicación nos lo demuestran día a día. Afortunadamente, cuando llegamos a la etapa adulta nos es más fácil emitir nuestros propios juicios conforme a un criterio dado que nos hemos trazado. Sin embargo, cuando uno es un niño, y está aún sin formar, sin moldear, y los únicos juicios válidos y las únicas informaciones válidas, ciertas, veraces son las que nos ofrecen nuestros seres queridos (porque son los más sabios del mundo y ellos no nos pueden engañar), la cuestión cambia.
Para un niño, el mundo que le rodea es un gran internet donde caben todas las mentiras y todas las verdades, donde existen cosas que están ahí y que debe saber buscar. Existen otras, sin embargo, que son encontradas sin ser buscadas. Se trata de esas noticias que encuentran al niño y no a la inversa.
El ratoncito Pérez, los magos reyes de Oriente o incluso, su propia procedencia.

Ahora que me considero adulta, sé que tras el famoso y familiar roedor que entraba en mi dormitorio sólo aquellas noches en las que yo dejaba una parte de mi escasa dentadura debajo de mi almohada estaba la mágica mano de mi madre que con pasos silenciosos pero firmes me hacía realidad una ilusión;
Sé también que tras la figura de esos señores con capa de armiño de los cuales uno incluso era de color negro, que se pegaban un viaje de aquí te espero para venir a mi casa puntualmente año tras año, se encontraba la mano de mi madre (y su bolsillo) que con pasos silenciosos pero firmes me hacía realidad una ilusión...

Pero así como todas las personas a las que yo conocía habían llegado de París, arropados en un paño blanco firmemente sujetos por el pico de una cigüeña, porque así me lo confirmaban todos, mi caso era diferente. Yo había nacido el mismo día de Reyes y mi madre me notificó un día que a mí no me había traído la cigüeña: su niña había llegado a casa montada en la estrella que había guiado a los monarcas de Oriente.

Esto sí que sé que no es un bulo, seguro. Mi madre me lo dijo un día y ella es la persona más sabia del mundo y no me ha engañado nunca.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Vailima -

Lo mismo te deseo, Aura. Y ya puestos a pedir algo para el año que entra, pediría que las imágenes de tu blog sigan manteniendo la enorme belleza y calidad que hasta ahora.
Un beso.

Aura -

Hola, Vailima.
Pensaba que te habías ido de vacaciones, pero ahora veo que sigues por aquí. Me gusta mucho el estilo y los contenidos de tu blog, que leo habitualmente. Quería decírtelo. Muchos besos y que pases un feliz año. Aura

Vailima -

Tienes razón, Jose: son las fiestas y... las vacaciones que me están sentando fenomenal. Muy mal por mi parte por no haberme despedido y no haberos deseado lo mejor, ya sabes, lo que se suele desear para los que quieres. Bueno, que por mí no quede:
felices lo que sean para unos y otros y desearos lo mejor para el año que entra.
Después de Nochevieja me dedicaré al blog de nuevo. De todas formas, Jose, a los amigos no se les abandona nunca.
Un abrazote

jose -

Vailima, ¿dónde te metes? Serán las fiestas, jeje.

James -

Madre mía! Esto es un blog como los que me gustan! Veo que tb tienes a Cristina de vecina. Saludos desde Cisne Negro.

Vailima -

Sería conveniente que de vez en cuando regresáramos a esa edad de la inocencia. Mimar la memoria y hacer descansar al olvido. ¡qué tarea tan difícil cuando los años se arremolinan a tu alrededor irremediablemente!
Un abrazo Miguel. Otro para Daniel.
Os deseo que los de Oriente os traigan mucho más exito, si cabe, para vuestro blog.

miguel -

Pues son fabulosos todos los bulos a los que te refieres, que dejan un lugar abierto a la imaginación y el sueño, una escapada para la infancia. Qué diferencia respecto a la gran mayoría de bulos, que no sirven más que para degradar y descalificar a la gente...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres