Blogia
Vailima

TUERCA

TUERCA

“origen incierto, probablemente alteración del más antiguo puerca, port. porca íd., por influjo de la t- del contrapuesto tornillo; el nombre antiguo puerca se explica por una comparación fálica del tornillo y la tuerca con el puerco y su hembra. (…) se trata de una metáfora fálica, que parte de PORCA “hembra del cerdo”, (…), propiamente “marrana”. (…). El punto de partida ideológico está en todas partes en el lat. PORCUS “vulva”.

(…). Bien mirado, el porqué de esta alteración salta a la vista: tal como sol cambió su opuesto ombra en sombra o solombra, como sinister pasó a siniestro “izquierdo” por influjo de diestro, o gravis a grevis bajo la acción de LEVIS, REDDERE a RENDERE por la de PRENDERE: tornillo y puerca eran cosas y voces correlativas y opuestas, como las anteriores, que en cierto modo forman pareja; de ahí que a muchos se les trabara la lengua (o si se quiere la memoria) y empezaran a decir tuerca pensando en tornillo, innovación que fácilmente se impuso, por dar una palabra de sentido inequívoco, y que además borraba la asociación obscena implicada por el origen de puerca.”

Ya saben ustedes que no tengo nada de feminista enfebrecida (o sea, según la RAE, calenturienta. Pero ésa es otra cuestión que nada tiene que ver con el género del sexo sino con el sexo mismo). No soy partidaria del uso de la arroba ni del machacón “o/a” para designar los dos sexos. Mariconadas. Tampoco es que después de leer y reflexionar sobre el vocablo de hoy me haya rasgado las vestiduras y mi cabreo por el sexo opuesto provoque en mí ninguna ovulación espontánea. Simplemente me ha llamado la atención el hecho del largo camino que muchas veces tienen que recorrer vocablos de nuestra lengua para llegar a ser lo que hoy en día son.

Gracias a nuestra ignorancia, que a veces nos pone a salvo de infortunados enfados, nunca hemos mirado con mala cara a nuestra pareja (da igual el sexo o la sexa) cuando nos ha pedido una tuerca. ¿Por qué deberíamos de haberlo hecho?

Claro, que entonces y hasta hoy, no sabíamos que nos llamaba “cerda”, “puerca” o “marrana”, términos estos que generalmente nos resultan insultantes. Ahora algún purista me reprochará la desfachatez de llevar el ascua a mi sardina, recordándome las palabras con las que Corominas puntualiza la cuestión: “el punto de partida ideológico está en todas partes en el latín PORCUS ´vulva´”. Y yo no digo que no, que tan escrupulosa no soy, pero es que somos nosotras las que tenemos la vulvita y no usted, caballero. Porque puestos a provocar alteraciones, si de Puerca proviene Tuerca, pues lo mismo les hubiera dado partir de Pene y obtener Tene que en un ejercicio de malabarismo lingüístico se lo hago derivar también del latín TENERE que significa (también echando mano al Corominas) “tener asido u ocupado” que es el estado ideal del órgano sexual masculino en su vertiente humana.

De esta forma, queridas féminas, entre alteraciones diversas queda resuelto a perpetuidad este punto para que en su justo uso reconforte a ambas partes: cuando ellos quieran podrán llamarnos tuercas, puercas o marranas así como nosotras libertad tendremos para que en sujetando por siniestra un tornillo y por diestra un martillo al pene profiramos un golpe con tal tino que en vulva se convierta como Corominas recomienda.

¿No les parece que de esta guisa queda la cuestión resuelta?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Sofocador -

Leyendo de a poco tus magníficos post (Aunque nunca he comentado hasta ahora) descubro esta explicación coromínica de la palabra tuerca.
Aunque si bien el significado tiene que ver con los cerdos, es un tanto más clara y menos rebuscada si se analiza su historia desde el idioma inglés.
Con origen romano-gaélico-escocés, pasando por el irlandés, la palabra “torque” (del latín torqueo = torcer o retorcer), se ha aplicado entre otras cosas a un tipo de collar ceremonial celta con forma de medialuna, a la magnitud física conocida también como par de giro de un eje o a la fuerza necesaria para ajustar un tornillo que no es otra cosa que aplicar una fuerza de giro tangencial a un eje.
En el antiguo celta, torc, torq, turk, o tur, significa además “jabalí”, inspirándose seguramente en la forma retorcida de alguno de sus miembros.(Aquí vemos además el origen de la palabra francesa “tour” con el sentido de giro, de donde deriva nuestra palabra turismo). De esta raíz, presumo, viene la palabra tuerca.
La idea, al final, no es muy diferente a la de Corominas, pero es un tanto menos puerca.

Vailima -

Bueno, bueno, chicos que la cosa no es para tanto. Ya me conocéis de sobra y prefiero pecar de exagerada. Además, por unos golpecitos de nada...
Marianne: bienvenida a mi casa. Vuelve cuando quieras, aquí siempre hay sitio.

Oscar -

Sin duda este es, si no el mejor, uno de los mejores posts tuyos que he leído. Lástima que al final he tenido que entrecerrar un poquillo los ojos cual chino mandarín... porque sólo de imaginarme la lastimosa situación en la que pones al pene... uffff mejor no pensar... mejor no pensar...

Marianne -

llegué aquí mientras vagaba por internet.
Buenísimo e irrisorio el texto.
Lindo el blog.
Saludos, y disculpa la intromisión :)

anarkasis -

Pues no queda resuelta, por que yo estaba faciendo empanadillas en Mostoles, y me ha atravesao toda, un bala perdida..., y verás cuando lo vea mi henry questá plantando gerunios en el garden,.. y la culpa toda la tiene el correminas ese, al que no le dejais de revolver el cementerio de palabras.
Venga la paz, y a ver ahora quien me paga la limpieza del vestido, to pringao de sangre, cocreta y cera de la vela.. y entierren al Corcominas ese debajo un tuperway de sardinas escabechas por unos dias.

Tábano Socrático -

Esa última parte suena muy doloroso. Cuidado...diz que Simone de Beauvoir, afirma que la mujer experimenta cierta sensación de poder cuando riega las plantas con la manguera, en cierta actitud fálica.

Vailima -

¿Enfado? si encima comienzo el post diciendo que no estoy enfadada... ya me conocéis, una que se permite licencias feministas en aras de sus post. Si en el fondo estoy encantada con el tema de la tuerca y el tornillo (Jafa lo ha dejado claro) y encima me dáis la razón, mira Herri, el único que ha confesado abiertamente la procedencia de su tornillo... en fin, amigos, que os deseo como al Herri que por muchos años... jejeje

Herri -

No veo enfado, solamente la continuación de un juego, que además es divertido (siempre que no se lleve a cabolo del martillazo).
Y sí, lo admito, mi pene viene de tenere. ¡Y por muchos años! (espero)

Jafatron -

Con martillo y tornillo más que tuerca veo yo arandela después del golpe.

¿Asido u ocupado es el estado ideal? Yo creo que es el estado natural y el resto solo reposo. El estado ideal depende de otras cuestiones más personales como la imaginación de cada uno y tal vez, en ocasiones, también tenga que ver con temás lingüísticos.

De todas formas se conoce cierta postura sexual en la cual el hombre horizontalmente colocado en plano paralelo a la mujer, gira como un molinillo cual tornillo enroscando sobre tuerca. Para mí el símil, venga de donde venga, es muy apropiado.

Vailima -

No es eso en absoluto, Vere, si no hay cabreo (al menos fingido) el post se me queda en nada. Es simplemente una pose además no me meto con el mensajero (¡pobre Joan!) pero me resulta curiosa esa forma de darte por aludido arremetiendo sin piedad contra la autora del post.
Con respecto a tu última observación... jeje, donde las dan las toman, creo que has dicho y encima me cierras la boca. Pues eso, que no nos escandalizamos.

Vere -

Como de costumbre, tus enfados son muy divertidos, pero digo yo que corominas razona su afirmación y que no hay que tomarla a martillazos con el mensajero. Supongo que la forma de hablar refleja la forma de pensar y no se puede reescribir la historia.
Otra cuestión es que en esta casa se ha relacionado el organo complementario con toda clase de objetos sin que los demás nos escandalicemos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres