Blogia
Vailima

DIE VIERTE ELEGIE

“Yo no quiero estas máscaras a medio llenar,

mejor la marioneta. Está llena. Yo quiero

sostener el muñeco y los hilos de alambre,

su apariencia de rostro. Aquí. Ya estoy delante.”

Rilke, R.M.: Elegía cuarta de Elegías de Duino

 

En ocasiones, el hombre juega a ser dios. Mueve los hilos de la marioneta y la hace bailar a su antojo. De eso sabía mucho Kleist. Sostenemos el muñeco y los hilos de alambre, y nos aseguramos de que su apariencia se convierta en rostro. Nos sentimos felices porque somos artífices, otorgamos vida a lo que no la tiene y somos conscientes de nuestra magnificencia. Contemplamos la obra y sonreímos.

En ocasiones, también, el hombre juega a ser dios porque un dios completo no sólo da vida sino que además la quita. El gran reto. El daño. El dios justiciero que antepone su orgullo a su propia naturaleza, a su propia definición.

Creamos y destruimos y no somos dioses. Creamos y destruimos porque somos hombres.

Santa ana maria y niño en taull

La imagen que les presento se encuentra en la iglesia de Sant Climent de Taüll. Representa a Santa Ana, María y su hijo en brazos. Aunque muy deteriorada en los extremos aún se conserva el corpus de la obra. A los tres personajes se les ha perforado el ojo izquierdo con un punzón. El Niño, además, tiene sus genitales reventados. Alguien jugó a ser dios no conformándose con mover los hilos de alambre. Pero el Hombre es dios y es marioneta y sólo su conciencia lo hace grande o lo envilece. Sin duda también, el Hombre es un ser necio.

Aquí. Ya estoy delante. ¿Y ahora qué?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

Charles de Batz -

Así pienso yo también que es, Dem. En cierto modo, se puede llegar a visitar esos lugares cuando se considera que no se tiene nada mejor que hacer. Se considera un punto más en nuestro índice de prestigio social cada una de las fotografías que se tienen frente a una obra comunmente reconocida; y, por último, se pasa más tiempo ante el mostrador de la tienda de "regalosrecuerdosquenosirvenparanada" que ante aquello que se supone que se va a visitar.

Fe de errores: en mi anterior anotación quise decir, con la última palabra, agreden y no agraden. Vamos, lo mismo ;-)

Dem -

"si se tiene el interés suficiente por conocer aquél lugar como para ir hasta él, ¿porqué se le trata con esa falta de respeto?. Quién sabe."

Esta es fácil:

- Este verano he estado en la pirámide del Sol, en Teotihuacán
- ¿En serio? Qué bien, menudas vacaciones.
-Sí, jajajaja, y les dejé un regalito jajajaja

Humanidad en estado puro :/

Vailima -

Parece que sí, Charles. Desgraciadamente. Quizás dentro de unos cuantos siglos sean motivo de culto inscripciones del tipo "Pedro y Vanessa 1998". Lo terrible será que el hombre no habrá crecido lo suficiente como para no permitir que el arte envuelva bajo el manto del tiempo necedades como ésa.
Recuerdo en un viaje a Asís, hace ya muchos años, las numerosas inscripciones de este pelo sobre unos frescos de Giotto. Daba asco. Del Hombre. Por supuesto.

Charles de Batz -

Para mi que las agresiones a obras de arte es algo que se produce de continuo y motivado por muy diferentes razones. Hay ignorancia por parte de quienes instrumentalizan una militancia, o simplemente unas ideas, para justificar su falta de conocimientos, sensibilidad, perspectiva y respeto cuando arremeten contra una obra artística. Queda muy claro en el caso que tan bien nos ilustras.

Se da también una profunda desidia por parte sobre todo de las administraciones, cuando permiten que el patrimonio cultural del que son responsables desaparezca, porque parece más estorbar a sus intereses, que ser en sí mismo algo que se deba conservar. Hace algún tiempo me contaron del estado en que se encuentra, por ejemplo, lo que queda de las vías romanas en nuestro país, y leí que algunos de los tramos mejor conservados están desapareciendo por obra y gracia de no se de que planes de concentración parcelaria. Creo que ya dejé por algún sitio este enlace en el que se cuenta algo de ello:

http://www.celtiberia.net/carraquinea/web/index.asp

Lo de Erik el Belga y compañía es negocio y depredación, motivados por el egoísmo y el ansia de notoriedad de quienes les pagan. Rene Alphonse Van Den Berghe “Erik el Belga” reconoció en su momento ser el autor de más de 600 robos de obras de arte, la cuarta parte de los cuales los efectuó en España. Todavía se recuerda en Castrojeriz su paso por la Iglesia de Santo Domingo de donde se llevó, entre otras cosas, unos hermosos tapices flamencos de Corneille Schultz, de los que, según me contaron, sólo se ha recuperado fragmentos… Por eso es doblemente depredador: se roba y se divide en partes para vender cada una de ellas, destruyendo la integridad de la obra para siempre. Aquí tenéis una entrevista en la que asegura que “todos los grandes ladrones de arte han hecho mucho bien”:

http://www.iconio.com/pf/article.php3?sid=030716/162624


Y perdona por la extensión de mi comentario, pero no quería terminar sin hablar de la depredación turística y también ignorante en muchos casos de quienes, como señala Francesco en su comentario, sólo saben dejar a su paso basura, grafitos e incluso sorpresas fecales… Se ve una contradicción en estos casos: si se tiene el interés suficiente por conocer aquél lugar como para ir hasta él, ¿porqué se le trata con esa falta de respeto?. Quién sabe.

Otra contradicción: como bien sabéis, una de las cosas que más llama la atención y gusta al visitante en lugares como Efeso, Delfos, y un largo etcétera de lugares como aquellos, son los grafitos que en su momento se labraron en la piedra en griego o en latín dejando constancia para la posteridad de que, por ejemplo: “Titus Calvus estuvo aquí”. ¿Es que el arte tiene con el tiempo hasta el poder de envolver bajo su manto a todos aquellos que lo agraden?.

Francesco -

También es cuestión de respeto por el arte y la historia. Ahora se pierde el respeto por todo y por todos y eso conlleva a que, por ejemplo, el la parte superior de la pirámide del Sol, en Teotihuacán, se permita el acceso al turista y con ello a la posibilidad de encontrar basura, grafittis, marcas soeces en las piedras, e incluso algunas que otras sorpresas fecales.

Vailima -

Gracias Carlos por traernos hasta aquí el poema.

Carlos Leiro -

A mi el texto me trajo a la memoria el conocido poema Ajedrez.
Pregunta Erik el Belga , nada que ver con Erik el Rojo?????


Ajedrez

I

En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.

Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.

En el Oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

II

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?




Jorge Luis Borges

Jorenob -

Pero que bárbaros, que haya gente que tenga la idea de mutilar una obra del, creo, 1100 d.C., me parece bastante triste.
Lo peor de todo esto, es que seguro que se sienten orgullosos.

Un saludo.

ladydark -

Igual que Dem y para que haya para todos, no sólo franceses o belgas ;), yo recuerdo el calendario azteca llamado "Piedra del Sol" con su centro totalmente estropeado ya que los soldados se dedicaban a practicar el tiro al blanco contra ella, soldados criollos o españoles, principalmente.
http://www.tenochtitlan.com/img_5r3j7u2zf6/IMG_7808-mc-1024-0768.jpg

Dem -

Vaya, no ha salido el enlace.

Las dos últimas palabras de mi comentario tendrían que enlazar a este relato corto de Isaac Asimov:
http://isaacasimov.garcia-cuervo.com/Obra_Compre_Jupiter_12.htm

Dem -

En este tipo de tema siempre me acuerdo de los soldados franceses de Napoleón haciendo prácticas de tiro sobre la efigie de Gizeh (si es que no es una leyenda, que no lo tengo muy claro).

El retablo seguramente fue objeto de vándalos con motivos religiosos o de otro tipo. Repugnante, pero lo de los soldados aquellos era destruir por aburrimiento.
¡Asnos estúpidos!

Vailima -

En la excatedral de Roda de Isábena, Erik el Belga no dejó títere con cabeza. Una muestra más de cómo un ser mezquino puede convertirse en dios.

Luis -

A comienzos del verano visitaba una iglesia que amablemente nos abrieron unas señoras en un pueblo de Guadalajara. Allí se perdió un órgano barroco, libros, parte del retablo, las campanas (famosas en la comarca) y varias tallas antiguas. Otras fueron escondidas y recuperadas, otras cambiaron de dueños aprovechando la situación y algunas quedaron...

Ese es el tipo de cosas que nos caracterizan, pero nos gusta pensar que nos definimos por los breves destellos de genialidad.

Vanitas vanitatum omnia vanitas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres