Blogia
Vailima

LA DIFERENCIA DEL OTRO: EL ORDEN DE LOS LOCOS (y 2)

El autoconocimiento evitará que el hombre se vea gobernado por su propia naturaleza y, en particular, por las pasiones físicas, la gula, la ira, los excesos con el alcohol y la vagancia. El abandono deslumbra de tal forma al loco que estas pasiones se tornan necesidades que le acercan irremediablemente a la vida terrenal en la misma medida en que le alejan de una vida moral. Por lo tanto, incapaz de escapar de sí mismo, el loco es además mentiroso, irresponsable y tramposo. Un rufián del que huyen los otros.

Entre los numerosos detalles que El Bosco nos proporciona sobre esta especie de hombre, se encuentra uno de mis preferidos. Se trata de una tabla titulada Extracción de la piedra de la locura (o El cortador de piedra) donde se nos muestra de forma perversamente hermosa la incurabilidad de la idiotez.

Extracción de la piedra de la locura

En ella tenemos a un loco que intenta sanar a otro loco. El cirujano está ataviado con una túnica talar como si se tratara de un médico digno de todo nuestro respeto (sobre todo, del respeto del paciente). Sin embargo, nosotros ya le hemos pillado, que para eso somos listos y estamos cuerdos. En lugar de una bolsa lleva colgada al cinto una jarra y sobre su cabeza descansa un embudo. La confianza que inspira deja mucho que desear máxime cuando utiliza un cuchillo para extraer un misterioso objeto de la cabeza del demente paciente. A primera vista parece una flor (me sobrecogen estos malabarismos de El Bosco) pero en realidad se trata de una piedra tal y como lo recoge la inscripción que versa en la tabla:

Maestro, os lo ruego, extraed prontamente la piedra. Mi nombre es Lubbert Das”.

La piedra fue uno de los emblemas de la locura en la literatura holandesa desde el siglo XV y el maestro la utiliza para dejarnos un mensaje: es imposible hacer sabio a un necio. Y el más loco de todos será aquel que intente curar a otro loco de su mal. Mientras tanto, un fraile y una monja dan ánimos al paciente que de soslayo nos mira mientras seguro piensa en otro loco español:

“¿Quién mejorará mi suerte?
La muerte.
Y el bien de amor, ¿quién le alcanza?
Mudanza.
Y sus males, ¿quién los cura?
Locura.
De ese modo, no es cordura
querer curar la pasión
cuando los remedios son
muerte, mudanza y locura.”

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

19 comentarios

Supra TK Society -

Keeping looking and listening and keep my brain active. We are never too old to learn. It's a good behavior.

Busscar -

Bien me lo decía mi madre "a ese Rubencito como que le falta algo", quiero decir que ya encontre mi comentario, y aunque no lo crean estoy ruborizado, lo siento.

Busscar -

oigan! porque no está mi comentario que hacía alusión a la belleza de Vailima y de la página! Ayer yo mismo lo ví!!??

Ligero de armadura -

Ya llegué

Vailima -

Lo bueno de la blogosfera es que tiene mucha paciencia. Sumando a eso que mi casa (la vuestra) está siempre abierta, no importa cuándo sino que uno llegue.
un abrazo

Charles de Batz -

Lo mejor de llegarse con retraso a las bitácoras amigas es que cuando lo haces, te encuentras con un cúmulo de lecturas pendiente, cúmulo como el que me encuentro hoy en forma de dos capítulos, que los visitantes diarios habrán tenido que disfrutar con el intermedio de una sufrida espera; pero que yo -!chicad y rechinchad!- he tenido la suerte de leer ambos a la vez...

Sólo puedo decir que su lectura me ha parecido muy gratificante.

No tengo excusa para retrasar más algo que llevaba tiempo pensando en hacer -la lectura de "Historia de la locura"-, y buscar,y releer, e investigar, y pensar,y darle vueltas, e interpretar... y un largo etcétera que sólo lo puede dar un buen texto, tanto en su forma como en su contenido.

Salud

Vailima -

Si alguien quiere más información sobre el tema:
http://idd0073h.eresmas.net/public/artic10/artic10_1.html

Vailima -

Telémaco: esa preguntita dichosa parece que te trae problemas ¿no te estarás volviendo loco?
Damablanca: bienvenida a mi casa. Ya tenemos damas de ambos colores.
Capitán Pescanova: la cita de Ercilla me ha parecido fabulosa. No la conocía.
Juan Cosaco: así es la vida. Poéticamente.
Herri: la cita de Einstein sí la conocía pero es como escuchar el Requiem de Mozart: nunca me canso. Me parece sublime.
Vere: ¿y no es así?
Anarkasis: tu comentario me da pie a pensar que has visto Los fantasmas de Goya.
Un abrazo a todos

Damablanca -

muchas gracias a todos y aprovecho para felicitar a anarkasis por su página de la que soy seguidora tambien.
A lo de escribir ya me gustaria tener algo que decir aqui, pero hay un nivelazo que me asusta, por ahora sigo aprendiendo
Damablanca.

anarkasis -

"Y, volviéndose a Sancho, le dijo:

—Perdóname, amigo, de la ocasión que te he dado de parecer loco como yo, haciéndote caer en el error en que yo he caído de que hubo y hay caballeros andantes en el mundo."

(me estoy metiendo el el blog de otro cosa que no se debe hacer, pero:-)
Damablanca, ya sabes: o empiezas a largar tan estupendamente como lo has hecho, y seguro que este es un buen lugar, o juro que te perseguiré por bruja y en tribunal de la santa anotación te azotaré con "Lubbert" hasta que escribas.

Vere -

Ya que hablas de arte y locura , puede ser bueno recordar la definición de Schopenhauer sobre el procedimiento artístico: "la contemplación del mundo haciendo abstracción del principio de razón".
Te ha salido muy bien la serie.

Herri -

Yo tengo dudas sobre todo, sobre todo

Herri -

Si es que ya lo dice el refrán: "La locura no cura y, si cura, poco dura"; ¡y así anda uno!
Excelente post, apostillado por Damablanca, que profundiza más en el tema de la obra, aunque me rechina un tanto un Galeno traído por los pelos.
Termino con una frase que seguro hace las delicias de nuestra anfitriona:
“Hay dos cosas infinitas y eternas: el Universo y la estupidez, sin embargo todavía tengo algunas dudas sobre la primera". Albert Einstein.

Juan Cosaco -

La guerra sirve, la paz es militar
y gira el mundo en contra de la gente
El dinero es libre y el pobre es ilegal
hoy la utopía es un perro verde
La democracia se empeña en olvidar
y nuestra historia la escriben los que mienten
Y la memoria ocupada en consumir
el listo rico y el tonto presidente

y es cuerdo el que lo entiende y lo justifica
se ve que el loco soy yo
y así voy, loco voy, así voy

Soy un loco que sueña un mundo sin militares
Soy un loco enamorao de la vida
(Eduardo Galeano)

Capitán Pescanova -

Tenía que existir una gran inquietud en el siglo XV y XVI por la locura: Erasmo escribe su Elogio a la Locura, El Bosco nos da su cuadro y Ercilla, tan finamente, nos recuerda: No hay cosa más difícil, bien mirado, que conocer a un necio si es callado.
Ya se sabe, en boca cerrada no entran moscas.
Saludos.

Rocio Montero -

Por primera vez despues de casi un año y medio entrando aqui, me atrevo a escribir un comentario. Hasta ahora yo me he nutrido de los post y los comentarios de los participantes aprendiendo y utilizando esta información para mi. Hoy puedo devolver un poco de esa deuda que considero tengo con vosotros y con respeto hacia Vailimia y al resto , expongo un mensaje que ya escribi en mi comunidad hace tiempo, que aunque redunda en lo ya dicho tambien añade algún detalle más. Es un placer leer este blog y espero seguir haciendolo durante mucho tiempo más.


"El Bosco, utilizaba sus pinturas como articulos de denuncia, criticando y exagerando hasta la caricatura la sociedad que le tocaba vivir.

En este cuadro, se puede leer la leyenda "Maestro quiteme la piedra, me llamo Lubbert Das", en la literatura holandesa aparece frecuentemente el nombre de Lubbert para designar a las personas que demuestran un grado de estupidez excepcionalmente alto. Por otra parte en tiempos del Bosco, la extracción de la piedra era un ejemplo de curanderismo, mediante el cual, supuestamente, se curaba al paciente de su estupidez, al retirar de su frente la piedra de la necedad. De la experiencia del médico griego Claudio Galeno(120-199 DC), que muestra que la apertura del cerebro no siempre conlleva a la muerte, se deriva tambien la idea de que la piedra maligna de la epilepsia podia ser operada.Ya hacia el año 900, el médico persa Rhazes denuncia lo siguiente:

"Algunos de los curanderos milagrosos afirman sanar la epilepsia y hacen una abertura en forma de cruz en la parte posterior de la cabeza y simulan extraer algo ¡que ya tenian anteriormente en la mano....!"

Y hasta bien entrado el siglo XIII, este tipo de "sanadores y sacadores de piedras" pertenecientes al gremio de los barberos, recorrian las provincias mostrando una gran colección de piedras como mérito de su pericia.

De estos antecedentes y de un proverbio neozelandes "Las cosas van mal cuando el sabio va a casa de locos para operarse de su locura" surge el cuadro de la "extracción de la piedra".

La piedra ya no está en la pàrte posterior de la cabeza pues no es la epilepsia o la locura lo que se pretende curar, sino la necedad y la estupidez.

El cuadro es una caricatura, nos representa a un hombre fornido en manos de un cirujano o curandero tocado con el embudo de la ciencia en su cabeza, mientras un monje observa junto a una mujer, que tiene un libro por montera, la operación

Todo en el Bosco es pura simbología, al igual que en otros pintores flamencos de la época, cada imagen es una historia o un refrán. Debajo de la silla del paciente se ven unos zapatos, que representa el refrán holandes "zapatos sin calzar es esperar en vano". Está claro que no existe operación que cure la estupidez, más cuando alguien se pone en manos de un imitador de médico. La presencia del monje, nos indica la anuencia de la iglesia en estas prácticas, dándoles un caracter de autoridad a través de la mediación divina, y la mujer con el libro en la cabeza nos muestra lo que es querer tener sabiduria por la simple apariencia de recurrir a conocimientos no adquiridos por uno mismo.

Personas que vistiendose de ciencia, religion y filosofia eran capaces de convencer a los simples de olvidar sus propias experiencias y conocimientos, y seguir a estos "maestros" de la luz, la razón y la verdad.

No le sacan una piedra de la frente, sino una flor, un tulipán lacustre como el que reposa en la mesa que simboliza el dinero que irá a parar a la bolsa del charlatán, aunque yo me inclino que esa flor representa el verdadero conocimiento, él que uno mismo tiene dentro de si y que este señor desprecia al considerarlo algo malo que hay que extirpar.

El cuadro está pintado como un tablero redondo, como si de un espejo en el que mirarse se tratara, y siendo esta forma lo que en aquella época representaba el mundo, la consonancia entre hombre y cosmos. Que el Bosco eligiera esta forma para denunciar el fanatismo de los hombres es ciertamente intencionado.

Los hombres parece que tenemos la mala costumbre de dar autoridad a aquel que se presenta como maestro, en detrimento de nuestro propio pensamiento. Nos convertimos en necios dejando a otros que nos expliquen nuestra realidad y nos autollamamos Lubbert."

Damablanca

telemaco -

"En los individuos la locura es la excepción: pero en los grupos, en los partidos, en los pueblos, en las épocas es la regla". F.Nietzsche

PD: Antes de que me lo preguntes de nuevo: 2+2 son cuatro.

Vailima -

Gracias, Brujo, por el piropo. He intentado barrer para casa.

el brujo don carlos -

Hablando de malabarismos, ese final cervantino para un post sobre el Bosco te ha quedado perfecto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres