Blogia
Vailima

CÓRUM PÓPULO

Las joyas de las que empezábamos hablar en el post anterior son dos capiteles de los cuales no pudimos hacer foto alguna por expresa prohibición del “guarda”-guía del edificio y sólo he podido conseguir una imagen de uno de ellos en la web (desde aquí mi agradecimiento a su autor). Otro día hablaremos de esas prohibiciones de la iglesia a la hora de hacer a una piedra una foto con exposición y sin flash mientras mil palomas defecan a sus anchas por todo el edificio. Claro, que son palomas…

El Monasterio de Santa María de Sandoval posee dos portadas por las que los fieles accedían al templo. Una, la más importante arquitectónicamente hablando, era la destinada a los nobles y la segunda, de factura más simple era por la que entraban los colonos. Accediendo a la iglesia por esta última, tenemos en el paño interior, dos columnas de fuste considerablemente largo, rematadas por dos capiteles muy especiales. Contemplen la imagen:

Monasterio de Sandoval

Sólo dos figuras humanas completan el capitel: dos hombres invertidos entre sí parecen agarrarse o fijarse a la piedra para no caer. El capitel del cual me es imposible mostrarles imagen alguna se completaba a su vez con una única figura, idéntica a la que aparece a la izquierda del de la imagen de arriba pero más grande.

Mientras escuchaba la historia de Doña Estefanía Ramírez (fundadora-benefactora del monasterio) por boca del guía, mi oído ya había decidido tornar en bucle como dice mi amigo Alberto RC, esto es, que imposibilitando la entrada de información por un oído para que salga por el otro, el bucle permite que no traspase nada, saliendo la palabrería por el mismo sitio por el que entró consiguiendo que la contaminación sea nula.

No sé a ustedes, pero suele ocurrirme que cuando me interesa algo, la urgencia se apodera de mí y se convierte en esa necesidad de la que los niños podrían escribir tratados enteros. Bien, una vez hube detectado una actividad del bucle acústico  igual a cero, o sea, que se había producido un silencio, aproveché la ocasión para preguntar al guarda por el significado de estos dos capiteles que tanto nos habían llamado la atención. Según su explicación y, repito, según su explicación las figuras del capitel de la imagen representan a un hombre cagando (sí, defecando) –que sería el de la izquierda- y a otro mirando cómo lo hace –el de la derecha-. La figura del otro capitel defecaría en soledad (que es la mejor forma de hacerlo según mi punto de vista y experiencia) e incluso al ser mayor la figura se le puede distinguir cierta cara de “esfuerzo”.

Es verdad que si ustedes se fijan bien, el personaje que caga tiene entre sus piernas un esférico elemento que podría ajustarse a lo que ustedes ya saben. Yo no voy a desconfiar y negar a la primera una explicación que, además, me gusta por lo escatológica y por lo novedosa siempre, claro está, desde el punto de vista estético como no podía ser de otro modo.

Ustedes piensen lo que quieran. Si alguien tiene información al respecto agradecería que la compartiera con nosotros aunque sea lo que sea que el maestro quisiera decir, el capitel es extraño y hermoso ¿no creen?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Lumen Dei -

He de admitir, amiga Vailima, que el término "defecando" ha coadyuvado a que pueda aprehenderme del contenido esta tu entrada, que tanta polémica ha llegado a despertar en mi blog.

Ender -

Querida Vailima,

Debo reconocer que he dedicado este primer día de este fin de semana largo a necesidades restauradoras...

http://www.comidasdeender.blogspot.com/

Pero de seguro mañana me sumergiré en mi archivo de fotos y si dichas fotos existen, ten la seguridad de que te las comentaré oportunamente.

También he de confirmarte mi pertenencia a la Real Orden de la Proctomancia. Aun cuando pertenezco a los grados más bajos, soy un ferviente practicante.

Un Saludo,

Ender (Procticante)

Vailima -

Sí por favor, te lo agradecería.
Con respecto a lo de Lumen, he de comunicarte que yo también pertenezco a la Real Orden de la Proctomancia. Con eso te lo digo todo.

Ender -

"...la imagen representan a un hombre cagando (sí, defecando) –que sería el de la izquierda- y a otro mirando cómo lo hace –el de la derecha-. La figura del otro capitel defecaría en soledad..."

Vailima, ¿me he confundido de blog? ¿Es el blog de Lumen? XDDD

Ahora más en serio. Esta entrada tuya me recuerda lo que me comentó hace algún tiempo un guía, visitando el interior del Hostal de los Reyes Católicos en Santiago de Compostela. Habían unos capiteles, que mostraban (?) como curar las almorranas, otros ilustraban el alumbramiento de un bebe...

Creo que incluso les tomé algunas fotos. Veré si las encuentro y te las comento.

Un Saludo,

Ender

Vere -

Me refería naturalmente a Dª Estefanía, y no digo que las tenga, las cura.
Este verano he tenido un rebote en el claustro de la Colegiata de Santillana, en la que, que quierqs o no quieras, tenías que soportar una meliflua, clerical y paidofílica voz que te explicaba su versión del monumento. Un horror en un sitio tan interesante -y pagando claro-. Lo he pasado muy bien con tu post.

Vailima -

No creo que sean almorranas, y una cosa: menos cachondeo con lo del apellido, graciosillo. Las damas de esa casa no tienen almorranas.

Vere -

También pude ser la primera representación del famoso milagro de las enormes hemorroides (vulgo almorranas)que pudo hacer la señora Ramirez...

una admiradora -

Consigues arrancarme carcajadas con tus cosas. Enhorabuena por el blog!

Nes -

La primera fotografía del post anterior es estupenda. Enhorabuena por el blog.

Ana Bande -

Yo contigo es que me parto, nena, y es que además, lo tuyo es contagioso. Lo escatológico es mi pasión y ahora que soy una frikifotógrafa con supercámara nueva no hay capitel románico que se me resista. Son un auténtico tratado de lo divino. En cuanto tenga una colección "axeitada" te hago un "paquete" y te la envío. De momento voy a por el trípode para fotografiar el culo y las témporas del capitel catedralicio orensano prometido, eso si, si vienes por aquí te lo muestro in situ acompañado de unas patatas bravas y una generosa ración de "orella" para que se te levante aún más la paletilla. Y, ante todo, gracias por estos últimos post, son verdaderas joyas. Muac!

mizo -

Yo me lo creo todo, pero es que hay veces que el ROMÁNICO te deja sin palabras.
Buen día!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres