Blogia
Vailima

EL PERVERSO INGRISMO DE TAMARA DE LEMPICKA

TAMARA_Andromeda 1927-1928

Tamara de Lempicka: Andrómeda, 1927/1928

“No hay milagros. Sólo hay lo que cada uno hace”

Y ella hizo el milagro. Su objetivo en la vida consistía en tener éxito y prosperar. Tal y como revelara su hija Kizette en el libro de memorias dedicado a su madre, Tamara de Lempicka se había propuesto comprar un brazalete tras cada dos cuadros vendidos, hasta estar cubierta de joyas y diamantes desde la muñeca hasta el hombro. Nada ni nadie haría que la “pequeña patata caliente” polaca desperdiciara una sola oportunidad para hacerse un nombre. Para conseguirlo debía elaborar la receta con los ingredientes necesarios y, para comenzar, habría de definir su estilo.

El vanguardismo, sinónimo para Lempicka de “ser un muerto de hambre”, estaba demasiado expuesto a fluctuaciones como para seguir por su camino y lo que hace, entonces, es entregarse a una mezcla sutil entre el postcubismo y el neoclasicismo (de moda en ese momento), con un toque del genial Ingres. ¿Por qué Ingres? Dos razones poderosas daban respuesta a la incógnita: por un lado satisfacía sus propios impulsos eróticos y, por otro, satisfacía los libidinosos sueños de su futura clientela con poder de compra, a saber, la burguesía.

INGRES_Detalle de Angelica

Ingres: detalle de Angélica, 1819

A través de su amigo André Lhote, Tamara aprende a conocer y a apreciar a Ingres, al pìntor que demostró ser tan erótico como ella misma y para la aventura, la diosa de ojos de acero, hace su apuesta y gana. Uno y otro comparten la misma perversidad que dará como resultado el que los críticos se entusiasmen con sus obras proporcionándole así la publicidad tan anhelada. Sin embargo, diferencias conceptuales hacen diferentes sus obras. Ingres estaba ligado al arte virtuoso (no es éste el caso de Tamara) y a las formas puras de Rafael. La terrible consciencia del significado de “pecado” le convertía en un ser moral en su esfuerzo por dominar los sentimientos de concupiscencia que las imágenes de sus damas pudieran suscitar.

A Tamara no le importa lo más mínimo el sentido del pecado. No le importa en su vida privada, mucho menos en sus obras. Sin embargo, por razones radicalmente opuestas, el resultado de ambos artistas confluye en un lugar común: la hipocresía, una “virtud” terriblemente eficaz para los dos. Pero de eso ya seguiremos hablando mañana.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

NEUS -

hola a todos, solo deciros que soy la reencarnacion de Tamara de Lempicka, el dia que ella murio, nacia yo, una lastima....me encanta pintar, ojala mis cuadros vuelvan a ser lo mismo...

SERENELLA CARDENAS SCHAW -

ME GUSTA TANTO SU OBRA, QUE ME DA ENVIDIA NO HABER SIDO YO LA QUE TUVIERA EL GENIO DE REALIZARLA...SU VIDA TENÍA QUE HABER SIDO ASÍ PARA LOGRAR SU OBRA, FUERTE, IRREVERENTE Y REFLEJO DE LA ÉPOCA EN QUE VIVIÓ.

ana -

Una mujer fascinante, adelantada a su tiempo
Soy una gran admiradora de su obra y de su personalidad

Vailima -

Veré (que no Vere), si me da para un post el tema de Lempicka y sus modelos. Hay anécdotas muy excitantes.

Herri Otrow -

Franco Maria Ricci dice en la introducción del libro "Tamara de Lempicka" : "Los neoclasicismos son por lo general virtuosos, En el de Tamara había también vicio."

vigi -

Sólo intentó salir adelante en un mundo que le apasionaba, no creo que sea un pecado muy fuerte, además creo que es una de las mujeres con la biografía más excitante del s.XX, así que espero ansioso a ver que nos cuentas mañana:)

Vailima -

¿Tú crees que nos debe preocupar (influir) eso, Calamity? Considero que a sus dos maridos y a su hija, sí. Nosotros, además, no hubiéramos sido importantes en su vida. Quizás seas demasiado romántica... ¿Crees que en caso contrario estaríamos hablando ahora de un ama de casa fiel, buena esposa y mejor madre?
Afortunadamente, no.
un abrazote

Calamity -

Pues a mí me gustaba mucho Tamara de Lempicka, pero después de leer tu artículo, me ha decepcionado un poco. Demasiado fría y calculadora parecía esta mujer. Está bien vivir del arte, pero hacer arte ex profeso para llevar diamantes hasta en los dientes... No sé. A lo mejor es que soy demasido romántica con esto del Arte.

Besitos. C.

Palimp -

Pues estaremos expectantes....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres