Blogia
Vailima

GESTOS PARA LA HISTORIA

(pincha sobre la imagen para ampliarla)

Esta es la obra que Caravaggio ejecutó por encargo para el altar de la capilla Contarelli de San Luis de los Franceses en Roma. Se trata de una obra de grandes dimensiones titulada San Mateo y el ángel. Si contemplan con detenimiento el lienzo se preguntarán, lo primero, la razón por la que Vailima ha decidido privarles del color en la imagen que presenta. A esta cuestión, ya responderé después dando buena razón de ello.

Como digo, si observamos al personaje principal, San Mateo, comprobaremos que no está pintado como un santo al uso. Me explico. Caravaggio presenta a un hombre de bajo nivel social caracterizado por su tosquedad y suciedad y sin tener la más mínima pinta de tío casto. Hasta tal punto se plasma su pésima condición que presuponemos su analfabetismo, pues es el ángel quien guía la mano del santo para que pueda escribir el Evangelio.

Desde luego no me negarán que el Caravaggio no los tenía bien puestos. Sí, naturalmente que los tenía y su comitente más, pues la obra fue rechazada con dire che quella figura non aveva decoro né aspectto di Sant. Lo que ya les había dicho: esto que nos presentas no tiene la dignidad ni aspecto de santo.

Así pues, ¡qué remedio!, vamos a dar a las autoridades eclesiásticas lo que quieren. Un santo de verdad y en condiciones:

(pincha en la imagen para ampliarla)

Esto es otra cosa. Qué dignidad manifiesta, escuchando atentamente la inspiración divina…tanto, que como se nos mueva un pelín se nos cae a los pies el banco donde se apoya el santo y termina de arreglar los juanetes al espectador. El ángel dicta y el santo escribe. El ángel enumera (fíjense en el gesto de las manos) y el santo levita en una posición casi imposible.

Convencional, sí. Ahora tenemos un santo en toda regla pero nos falta la chispa de la primera composición, su expresividad y su delicadeza y ¿saben la razón?

Son las manos quienes hacen cambiar el registro de una obra a otra. Las de la primera obra, constituyen el punto central de la composición dando lugar a una escena más familiar y popular. Por el contrario, en la segunda obra ha desaparecido toda familiaridad y toda intimidad como si Caravaggio hubiera querido vengarse de alguna manera. Los genios, son genios con genio y me imagino al claroscuro artista pintando con los dientes apretados y como el lugar al que iba destinado el lienzo exigía una perspectiva de abajo hacia arriba pues se dijo: ahí os jodáis y que cuando lo estéis contemplando se os caiga el banco.

Un hermoso gesto el de las manos del ángel y el primer San Mateo;

un hermoso gesto el del artista dando en las narices con su maestría al comitente;

un gesto desgraciado y vil, la destrucción de esta obra maestra en la Alemania de la II Guerra Mundial.

En blanco y negro. Como la naturaleza del hombre. A veces, a dios gracias.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Mujer de Pelo largo -

Tanta sensualidad cruda y rebalsada inquieta y ofende algunos ojos . En especial a aquellos que van rezando y con el mazo dando

isabelbarcelo -

Tan acertada en tu análisis, como siempre, querida Vailima. Desde luego, lo que más atrae al público en la glesia de San Luis de los Franceses son los Caravaggio. A este genial pintor le rechazaron muchos cuadros, y supongo que más de uno se mordería las uñas hasta las muñecas si hubiera tenido la más remota idea de lo apreciado que sería. Un cuadro que a mí me parece particularmente sobrio y bello es el de la Virgen de los Peregrinos, en la iglesia de San Agustín también en Roma. Hay un gesto en la Virgen que me gustaría, en el futuro, ver analizado por tí. Besitos, guapa.

eclectico -

Lo importante no es ser bueno, sino parecerlo.

Eso sigue siendo así.

naboleon -

Coincido con Anakarsis. La carga sexual del angelote del primer cuadro es tremenda.
Suscribo a Mizo. El motor que mueve el mundo.

Herri -

"Que no señores, que los santos son santos por humanos, y los ángeles no tienen sexo pero a menudo lo excitan. Que no quieren eso, vale, les monto un número circense mucho más espectacular"
Seguimos aprendiendo a ver Vailima.

el viejo más viejo del palco -

Cuán fino hilades (unos y otras). Y lo que hace el haber tenido tan malos maestros (y hasta profesores doctores, ojo) en historia del arte. Ahora uno lamenta lo que se pierde si no se lo explican. Claro que igual no es culpa de los malos profes sino simplemente de no saber mirar. Y ahí no hay nada que hacer.
Bueno, algo se me pegará paseando por aquí.

mizo -

Anarkasis, como buena gestora de su hacienda, siempre tira al mismo monte, pero es que tiene razón, no hay más que preguntar al angelico andrógino para que te responda sin tapujos con su expresión. Sí, esa fue la causa. ¿No será que esa es la energía que mueve todo lo que se mueve?

Salamandra -

Siguiendo con los ángeles, no sé si es la foto, pero al segundo casi no se le ven las alas, y la tela parece un arnés de seguridad. Además da la impresión de reñir al evangelista, que lo mira con cara de "Qué c... dice éste". En el primero me parece que Mateo no ve al ángel, y se sorprende de lo que escribe. Y como resultado de lo anterior se le arruga "la rosca de la boina".

anarkasis -

olvidas adrede el angelote,
el angelote segundo esta atado como con un nudo que le hubieran puesto en la ropa, deprisa y corriendo antes de salir a escena, algo parecido a las trapillos de Miguel Angel como que lo han vestido obligadamente tanto "quesque" SE NOTA
como más leña, contra el desnudo parcial del otro angelico, androgino, provocador, con sus ojillos turbados y labios entreabiertos, para comérselo vaya, (seguro que se lo comió conociendo sus gustos)

y seguramente causa cusi-primera de la no santidad del cuadro.

Vailima -

Ya lo creo, mizo, y el Caravaggio tenía carácter. Sí señor. Como la fábula del escorpión. Ya lo decía Kant...

mizo -

¡Que grande Caravaggio! Seguro que él prefería la primera versión, a mí es la versión de San Mateo que más me gusta, él es más humano y el angel... pues más angelical. Su respuesta es buena, otra obra que sin dejar de ser de arte, no sobrepasa la normalidad rozando con lo vulgar. Y es que no se deben tocar los cataplines a los genios porque se irritan y es peor.
Buen día.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres