Blogia
Vailima

CATEDRAL DE JACA: UN FAMOSO DESNUDO ANTE LOS MERCADERES

En la Catedral de Jaca dos hermosos capiteles sostienen las arquivoltas de su portada meridional. Ambos proceden de la mano del Maestro de Jaca: el de la izquierda, representa la escena bíblica de Balaam sobre su burra cuando es detenido por el ángel

capitel jaca balaam

y, el capitel de la derecha ilustra el sacrificio de Isaac. Los dos capiteles son de una belleza exultante y en ambos quedan reflejadas las señas de identidad que harían de su autor un gran maestro. Sin embargo, en mi opinión, en el segundo se advierte una circunstancia que para el viajero del románico no pasa desapercibida. Observen:

capitel jaca isaac

El muchacho aparece con las manos atadas a la espalda mientras su padre, Abraham, sujeta su cabeza blandiendo la espada que porta en su mano derecha, mano que a su vez, sujeta el ángel. Lo curioso –y no se olviden que estamos hablando de románico- es que el maestro de Jaca condenó al joven a la humillación del desnudo, un desnudo cuya talla está ejecutada con tal destreza y proporción que hay autores que lo han denominado el canon de Jaca por sus reminiscencias con la escultura clásica.

No es fácil encontrar ejemplos de desnudos en el románico si dejamos a un lado los famosos canecillos del románico campurriano de los que ya les hablé en su día . La desnudez en uno y otro caso es diferente. Isaac se enfrenta a un destino trágico, con las manos atadas en el sentido literal de la expresión. Va a morir, sacrificado y además desnudo. Un gran golpe de efecto de un magistral director de escena, sin duda, si además de la originalidad del capitel sumamos lo que un instante después descubrimos.

Cuando admirábamos el humillante desnudo se nos acercó un anciano. Amante del románico y orgulloso de su catedral nos instó para que le acompañáramos. Quería mostrarnos “una piedra curiosa” cerca del capitel en cuestión:

vara catedral jaca

- ¿Ven estas marcas en la piedra? Nadie se fija en ellas. En esta pequeña plaza de aquí enfrente, los mercaderes venían a comerciar con sus telas. La marca superior corresponde exactamente a la distancia entre el codo y la mano. Las inferiores, aún conservan las muescas de un patrón de medida dividido en partes exactamente iguales.

Son las doce del mediodía. Salimos del porche donde se encuentra la portada. Dejamos atrás los dos capiteles que nos hablan de la fe en Dios y de los ángeles –que como dice Cobreros- median y ejecutan los mensajes divinos. Nos llevamos con nosotros la imagen de Isaac desnudo, tal y como lo concibió el Maestro de Jaca, sin vestidura alguna y a punto de ser sacrificado. El ángel detiene su muerte. Los mercaderes llevan hasta él sus telas para cubrirlo aunque sólo sea metafóricamente.

Son las doce del mediodía y con un caña brindamos por la redención de Isaac.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Licinia -

Como veo que os ha gustado esto de las marcas para medir más que los desnudos (je je), os comunico que hay otra en una columna de un precioso pueblo de Badajoz llamado Zafra, en la Plaza Chica. Lo llaman "la vara de Zafra".

Podéis verla aquí: http://www.turismoextremadura.com/tramos/tramo5/5Zafra/entrada.htm

Un saludo.

Vailima -

Venga, Jafa, ya tienes el post del viernes. Si es que tus deseos son órdenes... sobre todo cuando tienes que estar cardiaco por el tema de tu servidor.
Pobre Jafatron
Pobre Nfer

jafatron -

A galope vengo puesto que en mi casa ni me dejan trotar.

Ladydark, coincido contigo, el sacrificio te desnuda de todo, de voluntades, de la propia esencia del ser pues te deja a merced de voluntades ajenas, desprovistos a la fuerza del legítimo poder de decisión que nos hace libres. Desnudos pero cubiertos por el velo del miedo, transparente pero perfectamente visible.

Nfer, ya suponía que no estaba solo en este saco de ignorancia pero me pareció poco educado meter aquí a los demás. No soy yo nadie para desproveer la voluntad ajena de querer entrar por propia iniciativa (eso sería dejar en pelotas a los demás visto lo visto). Que cada cual se haga merecedor de entrar, que ser ignorante cuesta lo suyo y no todo el mundo se ve preparado.

Vailima, ¿dónde está ese post de viernes? Sabes lo mucho que lo esperamos, no sacrifiques nuestros deseos, no nos dejes con esta desnudez.

Gerardo -

No sé qué me gusta más, el capitel o las marcas de los vendedores. Gracias por escribir estas cosas.

nfer -

¡qué gusto poder entrar aquí hoy!
Hace tiempo ya que estamos reclamando muchos sufridos usuarios del proveedor de Internet (que es el único) y en el caso de blog como éste nos responde "el tiempo de espera ha terminado" y ni modo de disfrutar tus posts.
(bah, ni siquiera puedo entrar a mi propio blog...)

Jafatron, estamos en la misma bolsa, me alivia saber que estoy acompañada.
Debemos convencer a esta dama que ponga por escrito todo esto y le publique, ella sabe lo que vale...
Un abrazo,
Nfer

Vailima -

Creo que tienes razón, Ladydark. Desnudos metafóricamente hablando, con la certeza del fin o de la pérdida. Humillándonos o siendo humillados. Casi transparentes, vulnerables.
Santa Serendipia se presenta siempre con las mismas galas: en este caso en pelotilla picada y a galopeeeeeeeeeee

ladydark -

Precioso el detalle que nos traes Vailima, este desnudo que tampoco se parece a los que yo recuerdo del románico, que o bien son muy pudorosos, de medio cuerpo y poco más, o son tan terroríficos que tienen poco de humanos. Este es cuidado y perfecto, bello y sereno. Desnudo ante el sacrificio...¿no estamos todos asi ante los sacrificios, desnudos? (Perdón por la pregunta, estoy hoy un poco filosófica y además parece que Santa Serendipía anda enredando...)

Vailima -

Gracias Iñigo por tu visita. Ya sabes que serás bienvenido.
Un saludo

IÑIGO -

HOY ME HE PERDIDO EN EL LABERINTO DE LA RED, Y EN UN DESCUIDO ME HE ENREDADO EN TU BLOG.
MARAVILLOSO. MAGNIFICO. ESPECTACULAR.
enhorabuena y gracias. estaré atendo a tus publicaciones.

Vailima -

Pues no me parece mala idea, Jafa. Desde aquí lanzo una llamada a todo ente (jeje) que a cambio de un trabajo al que me comprometo, me pague unas vacaciones anuales. Todo sea por el románico y el arte en general.
Jafa, cuando se haga realidad te prometo que te nombro "master manager", con el beneplácito, claro está, del Tio Petros.

Jafatron -

Seguimos de cerca y con interés tu viaje Vailima. Estas pequeñas historias que relatas, detalles que seguro pasaría por alto un profano en la matería como yo, incentivan aún más ese interés por conocer lo que no se conoce. De la mano de tus post llegamos a ver lo que de otra forma no veríamos (y no sé yo por qué narices hablo en plural, metiendo en mi mismo saco de ignorancia a los demás, pobres, que ninguna culpa tienen y seguramente ni se lo merecen).

Sin duda aprender de las vacaciones de los demás es un concepto novedoso. Deberías proponer a algún organismo cultural que te subvencione, por tu labor divulgativa, estar todo el año de vacaciones pulando por ahí con un portátil al hombro relatando lo que ves, todo aquello que nosotros no vemos. Si cuela cuela.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres